Getty Images

Tour de Francia 2017: La libertad de Mikel Landa

Tour de Francia 2017: La libertad de Mikel Landa

El 21/07/2017 a las 09:26Actualizado El 21/07/2017 a las 09:27

Lamentablemente nos quedaremos sin saber si Mikel Landa Meana podría haber sido campeón del Tour de Francia 2017. El ciclista vitoriano invita a soñar con ser el próximo español en tener una foto en el podio de París vestido de amarillo. Y para seguir soñando en grande tan sólo necesita la libertad que tanto necesita y reclama.

Dos frases han marcado este Tour de Francia 2017. La pronunciada por Chris Froome de que Landa “puede ganar el Tour en el futuro” y la del propio Mikel afirmando con convicción de que cuando vuelva a esta carrera lo hará como líder para intentar ser campeón. Un ciclista que visto lo visto en el pasado Giro de Italia y en todas y cada una de las etapas de montaña de esta ronda gala, invita a soñar para ser el nuevo gran campeón español.

Pero para que las sentencias de Froome y el propio Landa puedan cumplirse, el corredor debe gozar de total libertad. Algo que nunca ha tenido en las grandes vueltas en las que parecía el más fuerte y en las que por trabajar para otro líder nunca acabó ganando. En el Giro de 2015 que acabó ganando Alberto Contador, la apuesta del equipo Astana fue Fabio Aru. En La Vuelta de ese mismo año era la tercera opción tras Nibali y el propio Aru e incluso en la reciente ronda italiana nunca estuvo claro si el líder del Sky sería él o el galés Geraint Thomas. Esto último nunca se supo por una caída que frenó sus aspiraciones en la general pero le dio alas para firmar una victoria de etapa, estar a punto de ganar otra y coronarse como el mejor escalador.

Si Mikel Landa tuviera libertad plena, tal vez en agosto hubiera ido a La Vuelta como jefe de filas, para poder demostrar que es un corredor capaz de ganar una gran vuelta si se confía plenamente en él. Pero cuando decidió fichar por el mejor equipo del mundo, la letra pequeña de ese contrato dejaba bien claro que debía vivir por y para Froome. Como ha demostrado con creces en los dos últimos Tour de Francia.

Y en este Tour, si Mikel Landa hubiera tenido plena libertad, tal vez su equipo no hubiera tirado con fuerza para limar diferencias el día que cabalgó en solitario junto a Contador. Tampoco sus directores le hubieran mandado esperar a su líder camino de Puy en Velay o bien podría haber saltado antes en el Izoard. Él no estaba en el Tour de Francia 2017 para ser un verso libre dentro del equipo más poderoso y disciplinado.

Chris Froome - Mikel Landa - Quote

La posibilidad de que en alguna de las etapas de Pirineos o Alpes se hubiera descolgado el pinganillo de su oreja y sin escuchar órdenes de equipo hubiera probado esta gran oportunidad que le concedió su gran estado de forma, era tan sólo una idea demasiado romántica o más bien un deseo de que algún ciclista, aunque fuera su propio compañero y gregario, tratara de romper la tiranía con la que el equipo Sky está sometiendo los últimos Tours.

En 2018 Mikel Landa gozará de esa libertad, o no. Debe elegir bien su destino y éste puede pasar por el equipo Movistar donde, si no cambia de opinión, permanecerá Nairo Quintana. O bien por renovar por el equipo Sky, una posibilidad que tampoco hay que descartar. Si se da alguno de estos supuestos, Mikel puede ser libre en el Giro de Italia, que es la gran vuelta que ansía ganar, o también en La Vuelta. Tal vez haya que empezar por ahí. Aunque Chris Froome tiene razón: “Puede ganar el Tour en el futuro”.

Video - Tour de Francia 2017: La ocasión ¿perdida? de Mikel Landa de ganar el Tour al esperar a Chris Froome

01:52

Video - Tour de Francia 2017: El brutal ataque de Chris Froome en el Izoard

00:56
0
0