EFE

Mercedes y Ferrari salen reforzados de Montmeló, y McLaren con otro ánimo

Mercedes y Ferrari salen reforzados de Montmeló, y McLaren con otro ánimo
Por EFE

Barcelona, 15 may (EFE).- Las actualizaciones de peso que acostumbran a montar las escuderías en al GP de España ha dejado claro que Mercedes y Ferrari continuarán jugando una liga inalcanzable para sus rivales, incluso Red Bull, que también se presentó en Barcelona con un buen paquete de mejoras, pero a la hora la verdad su único coche en carrera a punto estuvo de ser doblado.

En un nivel más inferior, McLaren no pudo finalizar una carrera con sus dos coches pasando por la bandera de cuadros, ya que el joven Stoffel Vandoorne se vio apeado por un accidente, pero como mínimo en la escudería británica vieron a Fernando Alonso concluir un gran premio, tras los cuatro fiascos anteriores de este curso.

Parece difícil extraer alguna conclusión consistente acerca de lo visto este fin de semana en Barcelona, por lo que respecta a Alonso, más allá de que finalizó una carrera, algo novedoso este año. El viernes, el coche se le volvió a romper, y el sábado, como si fuese por arte de magia, acabó en un impensable séptimo lugar.

Ayer en el Circuito de Barcelona-Cataluña, acabó la carrera, pero la realidad también fue que está tan lejos de los coches de cabeza que fue doblado dos veces. En realidad, esta situación la vivieron muchos pilotos, ya que sólo Daniel Ricciardo (Red Bull) se salvó por pocos segundos de haber sido superado por el ganador, Lewis Hamilton (Mercedes), y el segundo, el alemán Sebastian Vettel (Ferrari).

La situación de los doblados, a pesar de la emoción que se vivió en Montmeló, deja la actual F1 en una carrera donde si no existen accidentes como los de ayer, en que un Mercedes (Valtteri Bottas, rotura de motor) y un Ferrari (Kimi Raikkonen, accidentado) acabaron apeados, casi ningún otro piloto ajeno a estas dos escuderías parece invitado al podio.

Red Bull, que este año sí que ha logrado un podio (Max Verstappen, tercero en China), ayer repitió esta situación, con la tercera posición de Ricciardo, pero sigue estando bastante lejos de los Mercedes y Ferrari, entre los cuales se jugarán el mundial de pilotos y de constructores. Su compañero de equipo, Max Verstappen, acabó accidentado en la primera curva y pasó del éxtasis del 2016, con victoria (los dos Mercedes se accidentaron entre ellos), a no dar ni una sola vuelta ayer.

Después de estas tres escuderías, los dos Force India (del mexicano Sergio Pérez y del francés Esteban Ocon) siguen firmando una trayectoria intachable esta temporada: es la única escudería que ha logrado acabar esta temporada todas las carreras con sus dos coches y, además, en la zona de puntos. Una situación que no pueden decir ni Mercedes ni Ferrari.

Otro asunto es McLaren. El deseo de acabar en Barcelona con los dos coches se truncó en el momento en el que el compañero de Alonso se topó con Felipe Massa y debió abandonar. De haber acabado, hubiese sido la primera vez que McLaren, la única escudería sin puntos aún, hubiese visto sus dos coches entrar tras la bandera a cuadros.

La noticia que ha podido generar algo de ánimo en la escudería británica ha sido tanto la clasificación de Alonso para la Q3 el sábado, la primera vez que un McLaren lo hace esta temporada, como que el piloto español no debió apearse del coche antes de tiempo en la carrera. Para la próxima prueba Alonso no estará, ya que esta semana y la siguiente preparará su coche para competir en las 500 millas de Indianápolis, por lo que no correrá en Mónaco (le sustituirá Jenson Button).

Sí que estará para la carrera del 11 de junio en el GP de Canadá (circuito de Gilles Villeneuve), pero aún se desconoce si para esa fecha McLaren tendrá a punto una de las grandes actualizaciones que se espera del motor Honda.

Este fin de semana en el Circuito de Barcelona-Catalunya, el responsable de Honda en McLaren, Yusuke Hasegawa, aseguró que la idea es "traer el nuevo motor", aunque advirtió: "No estoy seguro de que podamos".

Ante esta sucesión de dudas, en el GP de España uno de los aspectos que más interés ha generado ha sido el futuro de Fernando Alonso, que finaliza en diciembre su tercer y último años con McLaren.

El español no se ha ido por las ramas a la hora de anunciar que si la escudería no le garantiza un coche ganador para el último tramo de este curso se irá a otro equipo. Así, el futuro de Alonso ha estado muy presente en muchas conferencias de prensa este fin de semana en Montmeló.

Por otra parte, ha quedado claro que las tandas de clasificación para el madrileño Carlos Sainz (Toro Rosso) no son su fuerte, en relación a sus más que destacadas actuaciones en carrera. Ayer volvió a plasmar este contraste, y acabó séptimo, igualando la actuación de China y firmando una cuarta carrera de cinco disputadas entre los puntos.

0
0