Getty Images

Masters 1.000 de Shanghái, Nadal-Dimitrov: Segundo capítulo por un puesto en semifinales (09:00)

Masters 1.000 de Shanghái, Nadal-Dimitrov: Segundo capítulo por un puesto en semifinales (09:00)

El 12/10/2017 a las 15:20Actualizada El 13/10/2017 a las 07:55

Los caminos de Rafa Nadal y Grigor Dimitrov están destinados a cruzarse nuevamente durante la gira asiática. En Pekín dilucidaron quién iba a ser el finalista en la capital China, con victoria para el español. En Shanghái lo hacen antes, en cuartos de final, pero con el duro partido que ambos disputaron en el recuerdo reciente, teniendo muy claro que la empresa no será sencilla para el manacorí.

El arranque de torneo de Nadal en Shanghái ha sido cuando menos ilusionate. En una de las pocas ciudades donde todavía no ha inscrito su nombre en el palmarés, su estado de forma es envidiable, dejando a sus rivales con pocas opciones de poder hacerle daño ni al saque ni al resto. Una solidez, base en el estilo de juego del manacorí, que le ha permitido pasar por encima de Jared Donaldson y Fabio Fognini en segunda y tercera ronda respectivamente.

Sin embargo, en cuartos de final se verá las caras con uno de los jugadores que en más dificultades ha conseguido poner a Nadal en las dos semanas de ensueño de gira asiática en las que se encuentra inmerso el número uno del mundo, Grigor Dimitrov. En las semifinales del ATP 500 de Pekín, el búlgaro consiguió arrebatarle una manga, y solamente el desgaste físico minó sus opciones de poder superar al balear, algo que ha logrado en su carrera en una ocasión, precisamente en el China Open de 2016.

La puesta en escena de Nadal en el final de temporada del 2017 posiblemente esté siendo la mejor de su amplia vida deportiva. Después de romper su racha de 12 años sin ganar en el torneo pekinés (sí que es cierto que conquistó la medalla de oro olímpico en la capital china en 2008), su siguiente paso de cara a afrontar las ATP Finals en Londres pasa por romper su maleficio en Shanghái.

Rafa Nadal

Rafa NadalGetty Images

Una mala racha que se mantiene activa desde que el torneo diera su pistoletazo de salida en 2009 y que le podría valer para asegurarse acabar el año como número uno mundial. Para ello necesitará ganar el título y que Roger Federer no alcance las semifinales. Aunque para el aficionado posiblemente sería mejor una final entre los dos mitos vivientes del tenis mundial, que nuevamente pelean por la cima del circuito de la ATP.

La siguiente para para el campeón español será el siempre peligroso Grigor Dimitrov, con el que tiene un bagaje muy favorable de 9-1, pero con el que sus partidos en 2017 siempre han sido sinónimo de sufrimiento para el manacorí. Cinco sets vivieron en las semifinales del Australian Open y el ya citado partido en Pekín. Precisamente ese torneo le ha servido a un dominador Nadal para reforzar más si cabe su moral indestructible.

0
0