La gesta de Mohamed Katir en sus últimas tres competiciones no tiene comparación en la historia del atletismo español por varios motivos. El primero, porque nos tenemos que remontar a la figura de José Luis González, en los años 80, para ver a un mismo atleta ostentar los récords de las tres disciplinas que no ha dudado en borrar de la tabla de plusmarcas. El segundo, porque solo había siete atletas en la historia antes que él en bajar de la barrera del 3:30 en 1.500, 7:30 en 3.000 y 13 minutos en 5.000 en el mundo, siendo el segundo europeo en conseguirlo, tras el prodigio noruego Jakob Ingebrigtsen.
Sus marcas, 3:28.76 (1.500), 12:50.79 (5.000), y la última con su victoria el pasado martes en Gateshead con 7:27.64 en los 3.000 dejan claro que su estado de forma para Tokio es óptimo y es un claro candidato a medalla en los 5.000, única prueba que disputará en la cita olímpica, pero para llegar a esto al atleta murciano, nacido en Marruecos, pero afincado en nuestro país desde los cinco años, no ha tenido un camino de rosas precisamente.
Juegos Olímpicos Tokio 2020
Peleteiro: "Ahora todo lo que sea menos de un bronce va a ser un fracaso"
09/08/2021 A LAS 12:06

Juegos Olímpicos Tokio 2020: Calendario y horarios 2020

Desde las categorías inferiores, Katir viene destacando en sobremanera con respecto a los demás atletas de su edad, todo ello viviendo en Mula, un pueblo murciano donde no tiene pista de atletismo para realizar su preparación. Nada de esto ha frenado una progresión que le sitúan como la principal referencia del medio fondo y fondo español en el presente, pero sobre todo en el futuro, ya que todavía tiene 23 años.

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, al detalle

La explosión ha llegado en 2021, donde ya fue cuarto en los 3.000 de los europeos de pista cubierta de Torun, en su primera presencia en un campeonato continental con la roja, después de que finalmente consiguiera a finales de 2019 la nacionalidad española. Tampoco fue fácil este proceso para él, después de varios años de lucha de cara a competir bajo la bandera española como siempre ha sido su principal objetivo. Y es que, al principio de su etapa como atleta, se le permitía por normativa competir y optar por las medallas en los campeonatos de menores, pasando a competir solo como invitado al pasar a la categoría absoluta, sin tener opción de poder subir al podio.
La llegada de Katir al atletismo fue tardía, ya con 18 años, después de no encontrar el acomodo necesario como delantero centro en el fútbol. Su velocidad y fondo físico le hacían peligroso en esa posición, pero no lo acompañaba con una buena técnica de balón, lo que al final le terminó por llevar al atletismo, donde en cinco años se ha instaurado en la élite, no solo nacional, si no internacional.
Su capacidad innata para aguantar ritmos endiablados, a los que hace mucho tiempo que no veíamos correr un español, le dejan como una firme opción de medalla en la capital nipona. Precisamente unos de los récords batidos fue el de Fermín Cacho en 1.500, autor de la que probablemente sea una de las gestas más recordadas de nuestro atletismo en la final olímpica en Barcelona 1992. A sus 23 años, Katir podría volver a dar una medalla de oro para el medio fondo y fondo español en Tokio. Solo el tiempo podrá acabar dictando sentencia, pero lo que está claro es que mimbres hay para ello.

Camino al Olimpo: La grandeza y amplitud del atletismo

Juegos Olímpicos Tokio 2020
Atletismo | Ingebrigtsen no tiene rival con récord olímpico; Mechaal es quinto
07/08/2021 A LAS 12:22
Juegos Olímpicos Tokio 2020
Marc Tur, en 'Big in Japan': "El último kilómetro ha sido agónico"
06/08/2021 A LAS 15:17