La española Júlia Takács, octava en 50 km marcha en los Mundiales de Doha, aseguró que había experimentado por primera vez la verdadera dureza de la prueba: "Nunca me había sentido tan mal", confesó. "Esperaba estar un poco más arriba, para qué engañarnos, pero contenta porque al final iba con dos ecuatorianas, que íbamos séptima, octava y novena y me dije: como quede novena me muero, así que cuando quedaban cuatro kilómetros una de ellas se había ido y tuve que hacer un cambio para dejar a la otra y me salió bien", explicó.
De todas formas hace un análisis optimista de su actuación: "Competí bien, lo di todo. Nunca me ha había sentido tan mal. Hasta hoy no había experimentado algo así, tener que estar en la camilla un rato y con un dolor de piernas increíble. Sólo podía llorar, pero contenta porque no tenía más". Con respecto al octavo puesto de Jesús Ángel García Bragado, su entrenador junto con Montse Pastor, con 49 años, comentó: "Flipé cuando pregunté cómo había quedado y me dijeron que octavo. No hay quien le pare. Ya está bien, con 50 años. Va a ir a sus octavos Juegos".
Con respecto a las condiciones meteorológicas, advirtió que habían tenido "suerte entre comillas" porque -explicó- "no ha sido un día tan duro". "No lo he pasado tan mal por el calor, pero sí he sentido un dolor de piernas desde el principio, tal vez por la deshidratación. El tiempo ha tenido piedad con nosotras", concluyó.
Mundial de atletismo
El despropósito de China en la final de relevos del Mundial de atletismo
07/10/2019 A LAS 10:28
Mundial de atletismo
Mundiales de atletismo 2019: Peleteiro, sexta, sigue progresando en triple salto
05/10/2019 A LAS 19:25