EFE

Ruth Beitia ya dejó entrever en Eurosport su retirada: "No era el final que había elegido"

Ruth Beitia ya dejó entrever en Eurosport su retirada: "No era el final que había elegido"

El 18/10/2017 a las 11:44

Este miércoles 17 de octubre, Ruth Beitia ha hecho oficial su reteirada del atletismo profesional, pero la saltadora cántabra se sinceró unos días atrás en Eurosport y dejó entrever que el final estaba cerca.

Al norte de la Península Ibérica, se levanta la ciudad de Santander. Allí, en el seno de una familia que siempre ha respirado la esencia del atletismo, una niña espigada viajaba junto su familia a bordo de un Renault 12 para competir. La menor de cinco hermanos, Ruth Beitia, se acabó convirtiendo en la mejor atleta española de todos los tiempos. Sonriente, radiante y espontánea: así es la campeona olímpica. Su aventura deportiva escribe sus últimos capítulos y para el recuerdo quedan sus diez zancadas antes de cada salto, los murmullos que la preceden y su gesto tan característico que la hacen inigualable.

La saltadora recibió a Eurosport para repasar su trayectoria deportiva y despejar todas las dudas sobre su futuro.

Ruth Beitia

Ruth BeitiaEFE

Pregunta: Tienes marcas registradas desde que tenías 10 años. Pero, ¿cómo empezó todo?

Respuesta: Soy la quinta de cinco hermanos, y todos ellos han hecho atletismo, elegir el deporte fue muy sencillo. ¿Porqué el salto de altura?, yo siempre he dicho que me eligió a mí. Empecé en el atletismo de fondo pero con 8 años comencé a entrenar con Ramón (entrenador) y fue decisivo para aprender todo sobre las disciplinas del atletismo, pero fue en el salto de altura donde mas destaqué.

" ¿Porqué el salto de altura?, yo siempre he dicho que me eligió a mí"

P: ¿Hay envidia sana en la familia?

R: Soy la pequeña, “la consentida”, y además las dos mas pequeñas somos chicas. Mi hermana fue una de las pioneras del triple salto en España, internacional, records… siempre ha sido una referencia del atletismo en casa y luego mi padre fue el primer olímpico de la familia como juez de atletismo en Barcelona, con lo que en mi casa siempre se ha respirado el deporte, siendo mis hermanos mis mayores fans.

P: ¿Cómo asimila una familia tantos éxitos?

R: Siempre han valorado mucho el esfuerzo, el trabajo… yo he sido la que mas se ha dedicado a ello y ellos lo viven genial. No me gusta que vayan a los estadios, siempre he preferido que se reúnan desde casa para verme, porque así para mí es mas tranquilo. El ir a competir para mi es como ir a trabajar y luego eso sí, me encanta ir a celebrarlo con ellos a casa.

P: Y escogiste Ámsterdam para colgarte tu primer oro en el Europeo sub 23, ¿qué sentiste?

R: Fue algo increíble. Era la primera vez que subía a lo mas alto y sonó el himno, aún se me ponen los pelos de punta recordándolo. Y luego el año pasado volver a Ámsterdam y revivirlo todo fue impresionante. Fue volver a recordar a aquella niña.

" Era la primera vez que subía a lo mas alto y sonó el himno, aún se me ponen los pelos de punta recordándolo"

P: Y siete años más tarde, primer oro absoluto en los Europeos al aire libre de Helsinki (2012)

R: Fue un campeonato precioso. Llovió, salió el sol, hizo viento, luego frio, mas tarde calor… era como decir: ¡bienvenidos a Cantabria!. Fue algo increíble para mí, conseguir la medalla de oro por primera vez y al aire libre, era vencer esa maldición de siempre quedar en según o tercer lugar.

P: ¿Cómo vuelve uno al trabajo tras el éxito?

R: Es volver a entrenar, fijarte un objetivo, la rutina, pero evidentemente todo es más positivo. Para mí hace mucho que dejó se ser una profesión y se convirtió en mi pasión, entonces estás mas feliz entrenando, con una motivación extra.

P: Ese mismo año, anunciaste tu retirada después de los Juegos de Londres y decidiste regresar cuatro meses después. ¿Qué te hizo cambiar de opinión?

R: Ramón fue el mayor de los motivos. Tuvo esa bendita culpa y me preguntó: ¿Y ahora que vas a hacer?, te gusta esto, entrenar, estar con el grupo… Y me dije: Esto puede conmigo, tengo un gusanillo ahí… Así que, acordé con mi club que iba a seguir ayudándoles y una cosa llevó a la otra. Tuve la oportunidad de volver a quedar campeona en pista cubierta y al aire libre en Moscú subir al pódium, así ya no había quien me parara.

P: Bendita decisión de Ramón Torralbo. ¿Qué importancia ha tenido en tu carrera profesional?

R: Para lo bueno y para lo malo siempre el 50%, al final yo soy la imagen de algo que hacemos entre los dos. Él me cogió la mano con tan solo 8 años para cumplir mis sueños y los hemos cumplidos. Horas de entrenamiento constante, me lo ha enseñado todo sobre el atletismo, los valores… así que es como un hermano mayor para mí. No se concibe Ruth Beitia sin Ramón Torralbo.

" Él me cogió la mano con tan solo 8 años para cumplir mis sueños y los hemos cumplidos"

P: Después de 15 medallas en grandes campeonatos. ¿Cuál es el secreto?

R: Yo creo que ha sido la confianza. Siempre hemos confiado uno en el otro, habiendo mucho más que una simple relación entre un atleta con su entrenador. Nosotros somos amigos.

Ruth Beitia

Ruth BeitiaGetty Images

P: ¿Con cual te quedas de todas?, ¿cuál fue la que te hizo mayor ilusión?

R: La medalla por excelencia es el oro de los Juego Olímpicos, siempre fue nuestro sueño. El subir a un pódium, en un estadio olímpico, es solo para los elegidos y además con un oro al cuello fue como la recompensa de la vida.

P: Todo el mundo reconoce tu gesto previo antes de cada salto. Pero, ¿cómo surge?

R: No soy consciente cuando lo hago, fue por intuición. Surgió solo el subir el brazo, mover los dedos, sonreír al listón, hablarle. Me acuerdo que en el Europeo de Ámsterdam cuando salía del estadio o iba a saltar todo el mundo movía los dedos como yo, fue una anécdota que siempre recordaré.

" No soy consciente cuando lo hago, fue por intuición. Surgió solo el subir el brazo, mover los dedos, sonreír al listón, hablarle"

P: En estos pasados Mundiales de atletismo, por sexta vez volviste a estar en la final, pero ese 1,92, que tantas veces has saltado, se resistió. ¿qué es lo que falló?

R: Me empeciné en ir al Mundial. Me aconsejaban no ir, pero fui yo la gran culpable. Era Londres, le tengo mucho cariño, posiblemente mi último Mundial y me apetecía mucho. No fui al 100%, mi vida era una constante ruleta rusa, había días que estaba muy bien, otros que estaba muy mal, y salió así. Pero me quedo con la ovación de todo el estadio cuando salía, la gente no se había olvidado de mí y entendian mi situación. No era el final que había elegido para la temporada, pero fue lo que fue. Me siento muy querida.

Video - Mundial Londres 2017: Ruth Beitia se despide de la final tras no superar el listón de 1.92

00:31

P: Al final el equipo español se volvió sin ninguna medalla. ¿Qué valoración haces sobre ello?

R: En lo general no hubo medallas pero es que estamos en un país de “medallitis” y todo lo que no sea metal es como que no sea nada, pero puedo asegurar que estar en un Mundial es algo muy representativo porque compites contra todos los países. El salir de la pista sabiendo que has dado el 100% es ya un gran triunfo, a veces sale bien, otras mal. Creo que hay un antes y un después en el atletismo español, muchas promesas se están haciendo realidad y volverán las medallas.

P: ¿Físicamente que tal te encuentras?

R: Estoy en un mar de dudas. Me encuentro con ganas, con la sensación de que he pasado seis meses malos. Aún no he empezado a entrenar, solo estoy haciendo fuerza física y ahí sí que me encuentro mucho mejor.

P: ¿Qué te queda por cumplir a nivel profesional?

R: El atletismo me lo ha dado todo. Después de los Juegos no pude ganar un Mundial y ya no volveré. Pero no lo considero como un sueño por cumplir, el deporte siempre ha sido muy generoso conmigo y me encuentro muy feliz. Soy lo que soy gracias al atletismo.

" El atletismo me lo ha dado todo. Después de los Juegos no pude ganar un Mundial y ya no volveré"

P: Si Ruth Beitia volviera a ver a aquella niña que se iniciaba en el atletismo y le cuenta todo lo que le ocurrirá, ¿se lo creería?.

R: Esa niña ya hablaba de Juegos Olímpicos, de Campeonatos de Mundo, de Europa, de mejorar, saltar mas alto… Le diría que disfrutase y que no se perdiera ni un instante de este deporte.

Beitia lleva un año especialmente agitado, las lesiones son un hándicap con el que los atletas deben convivir. Quizás la calma previa a saltar y la rutina deportiva hallan llegado a su fin, pero su constante sonrisa en la boca hacen entrever que pocos deportistas parecieron nunca más felices de lo que ella es.

0
0