Dominio magistral de la técnica de vuelo en parapente, imponente resistencia física para caminar entre montañas durante horas y una preparación mental a prueba de bomba son algunas de las habilidades que deberá demostrar cada uno de los participantes a la hora de afrontar los 864 kilómetros de distancia que separan el punto inicial en Salzburgo de la línea de meta instalada en Mónaco.
La estrategia juega también un papel muy importante en la carrera, al igual que el preciso conocimiento del medio. La elección de la ruta sin duda resultará clave para alcanzar el éxito: la búsqueda del mejor punto de despegue y la estimación del tiempo de ascenso hasta él o la predicción de cambios climatológicos y el establecimiento de alternativas son algunos de los aspectos más a tener en cuenta por los atletas.
Christian Maurer (SUI), ganador de la edición de 2.009 del Red Bull X-Alps, asegura haberse preparado este año a conciencia. El deportista suizo, de 28 años, ha cuidado hasta el último detalle en su esfuerzo por minimizar el tiempo de maniobra. Así, después de un aterrizaje, Maurer es capaz de recoger su equipo de parapente, cambiarse de ropa y enfundarse sus botas de trekking en menos de cuatro minutos.
Aventura
Arthur, un perro aventurero en la jungla
24/11/2014 A LAS 17:19
Durante las últimas semanas, los competidores han centrado sus esfuerzos en intentar replicar las durísimas condiciones que deberán afrontar durante su aventura alpina para comer, beber o, incluso, dormir el tiempo necesario para, a las 4am, estar listos para una nueva jornada de intensa acción.
Pero la preparación de los atletas no sólo ha pasado por dormir pocas horas y despertarse pronto por la mañana. Los deportistas también han empleado mucho tiempo en entrenar de noche. “Orientarse por la noche es uno de los mayores retos, al igual que sobreponerse al cansancio. Saber qué beber y qué comer en cada momento es decisivo para garantizar que cuerpo y mente funcionen”, certifica el campeón Maurer.
Oriol Fernández: el representante español
El bombero barcelonés Oriol Fernández es el único representante español participante en la carrera. El catalán ha pasado los últimos meses entrenándose por el pirineo leridano y oscense: “He pasado algunas semanas en Castejón de Sos (Huesca), un entorno perfecto para profundizar en mi preparación. Montañas gigantes y excelentes localizaciones para volar. La verdad es que voy a echarlo de menos”.
Fernández, junto a su asistente en la prueba Armand Rubiella, ha intentado poner su cuerpo a prueba en situaciones extremas, muchas similares a las que se encontrará en su camino a través de los Alpes. “He entrenado duro. He volado mucho y he caminado durante horas para prepararme. Intentaré recorrer la máxima distancia que pueda por el aire”, asegura el deportista barcelonés que confiesa haber probado sus límites durante algunos entrenamientos bajo el “asfixiante calor de la Sierra de Montsec, en Àger (pirineo leridano)”.
Aventura
Curiosport - Los Alpes, escenario de la carrera más extrema
13/07/2011 A LAS 17:43