EFE

Plenitud

Plenitud

El 20/09/2015 a las 21:53Actualizada El 20/09/2015 a las 21:58

Esa sonrisa de Pau. Sonrisa de orgullo propio y ajeno, de satisfacción por el trabajo bien hecho. Una sonrisa de alguien que toca la plenitud con la punta de los dedos. Un ser privilegiado que a su vez nos ha hecho sentirnos a todos nosotros como tales.

Sacrificio, compañerismo, mentalidad, fe, capacidad de sufrimiento. España se coronó en Europa por tercera vez. Y uno tiene la sensación de que este oro vale más que otros, porque todos tenemos la impresión de que España no tenía la mejor plantilla del Eurobasket. Equipos como Grecia, como Serbia o como Francia tenían seguramente más profundidad de banquillo, más físico. España estaba plagada de bajas. Y por lo tanto de debutantes. Teníamos sin embargo al líder entre los líderes, a un Pau Gasol que ha completado el mejor torneo de su vida. Palabras mayores.

A su lado, los Sergios han sumado mucho, cada cuál a su manera. Y han completado, junto a Rudy Fernández y Felipe Reyes, una temporada sideral, imposible de superar. Supercopa, Copa del Rey, Euroliga, Liga ACB y Eurobasket. La cuadratura del círculo. Su ex compañero en el Real Madrid, Nikola Mirotic, ha solventado su debut con buena nota. No es fácil debutar con España, con todas las miradas puestas en ti, pero Niko ha cuajado en el grupo, ha sabido ser jugador de equipo y ha aportado su inmensa calidad. De aquí en adelante, su rendimiento solo puede ir a más.

El sufrimiento y el carácter queda representado en Pau Ribas y Víctor Claver. Altruistas, generosos, asumiendo un rol clave para dar oxígeno a un equipo no muy sobrado. Especialmente llamativo el caso de Claver, que llegó al Eurobasket como un parado de larga duración y sale rehabilitado y dispuesto a recuperar sensaciones tras años más propios de un expediente X que de un jugador de baloncesto. Las expectativas. Las malditas expectativas que te marcan si no eres fuerte mentalmente. Hace una década se hablaba del nuevo Gasol y Claver es Claver. Un gran jugador si es capaz de darse cuenta de dónde está y cuál es su techo.

Junto al impagable compañerismo de Vives, Aguilar, San Emeterio y Hernangómez, no seríamos justos si no reconociéramos el trabajo de Scariolo, Vidorreta y Ponsarnau. El italiano ha estado sublime porque el hábitat permitía el lucimiento. A veces, con tanta estrella vistiendo de rojo, todo parece muy fácil, pero cuando, como es el caso, hay bajas importantes, el técnico tiene un papel fundamental. Scariolo ha asumido el papel y ha llevado al equipo hacia un nuevo oro, para un botín increíble.

España suma 3 de los últimos 4 oros, 8 medallas de 9 posibles, 9 semifinales consecutivas. Y Pau Gasol se convierte, junto a Kosic, en el único jugador con dos MVPs en un Eurobasket en su palmarés. La plenitud en su máximo esplendor.

@Fernan_Ruiz

0
0