Lo que para muchos puede resultar un hecho destacable no lo es tanto en la cultura de nuestro deporte. Porque lo normal es, o sería, que los jugadores, una vez finalizada su etapa deportiva, pasen a dedicarse a entrenar y los entrenadores, a dirigir clubes.
Y la palabra clave es, seguramente, 'dinamizador'. Y el entrenador lo ha sido toda la vida, en los equipos de formación, en los clubes modestos, en las federaciones. El entrenador adquiere, o al menos debería adquirir, una visión amplia del baloncesto conociendo a través de su experiencia – antes habrá sido jugador – lo que se respira en un vestuario y lo que se percibe desde los despachos.
El entrenador convertido en director o presidente sabrá mejor que nadie lo que le puede ir bien a un equipo, con sus técnicos y jugadores. Quizás donde más perdido pueda estar es con tareas políticas, en obtención de recursos pero ese conocimiento más lejano de la pista también se adquiere. Al final, un responsable de área deberá gestionar adecuadamente un equipo de trabajo y conseguir y distribuir los mejores recursos posibles. Más o menos lo que hace un entrenador.
LEB
León y Granada muestran su gran garra
29/01/2012 A LAS 20:17
“El baloncesto explotó en Lleida con la LEB. Fue cuando estábamos en esta competición luchando por el ascenso y consiguiéndolo finalmente cuando se llenó a rebosar el pabellón, cuando se creo un ambiente extraordinario en la ciudad. Luego hubo más, con Playoff ACB, con semifinales en competiciones europeas pero vale la pena recordar las etapas LEB para recuperar ilusión por intentar volver a vivir algo parecido en el futuro”, explica Edu Torres.
Las instituciones han recortado ayudas para las entidades deportivas y sin embargo en Lleida tanto el Ayuntamiento como la Diputación muestran sensibilidad con el deporte y con el nuevo proyecto del baloncesto en la ciudad. “No se trata tanto de recibir dinero como de emprender iniciativas conjuntas que acaben beneficiando tanto al club como a la ciudad” afirma Torres.
Pensar como entrenador
Todo el mundo pregunta a Eduard Torres si ya ha dejado de pensar como entrenador. Cuando profundiza sobre la realidad deportiva del Lleida, sí aparece esa imprescindible visión de entendido en la materia. “La parte deportiva es la que me tiene más tranquilo. Primero porque pese a las limitaciones económicas, o quizás incluso gracias a ellas, hemos formado una buena plantilla. Segundo y muy importante porque tenemos un entrenador como Ricard Casas, un gran profesional", añadió.
Cuanta razón, y cuanto conocimiento en esas palabras que definen perfectamente la idiosincrasia de una competición valorada recientemente por Tabak como “una de las grandes de Europa”. Edu Torres no quiere – es entrenador – marcar metas que sólo el desarrollo de la competición definirá. “El objetivo es recuperar la ilusión por el baloncesto, devolver a la gente al pabellón. Ese será el primer paso para emprender retos más altos”, finalizó.
LEB
Iberostar Canarias mantiene su firmeza
18/12/2011 A LAS 17:19
LEB
Iberostar Canarias resiste el tirón de CiP Lleida
27/11/2011 A LAS 20:58