¿Qué le pasa a Ricky Rubio?

¿Qué le pasa a Ricky Rubio?

El 09/04/2011 a las 07:32Actualizado

Es lo que tienen los grandes genios, que todo el mundo habla de ellos. Y la precocidad extrema pasa factura a los elegidos, que suelen tener un "annus horribilis".

Recuerdo a Raúl González, que tuvo que atravesar el desierto durante un año tras haber probado las excelencias de la agitada nocturna de Madrid. También Rudy Fernández pasó por el calvario, tras haber deslumbrado a propios y a extraños en la Copa del Rey de Sevilla.

Que Ricky está mal parece evidente en un análisis frío y objetivo. Ha perdido la chispa. Le falta confianza. Y sus números asustan por no estar a la altura de un superclase como él. Después de 18 jornadas, sus promedios son de 6 puntos, 4 rebotes y 5 asistencias por partido, con unos porcentajes de tiro terroríficos: 39% en tiros de dos, 22% en tiros de tres y 73 % en tiros libres.

Más allá de los números, la mirada y los gestos, que son el espejo del alma, nos denotan un cierto cansancio mental. Su padre, Esteve Rubio, no tuvo inconveniente alguno en reconocer, en el descanso del partido que enfrentó al Regal Barça con el Lagún Aro GBC en San Sebastián, que su hijo no estaba bien.

-"Le falta confianza", declaró a nuestros compañeros de TVE.

La mala racha de Ricky lleva siendo objeto de comentario desde la pasada temporada. En su primera temporada como blaugrana, el genio de Masnou empezó fuerte, ganando la Copa del Rey y la Euroliga, aunque es verdad que en este última competición Ricky Rubio no estuvo especialmente brillante en los instantes clave de la final. Posteriormente, en el Play Off final de la Liga ACB, Marcelinho Huertas, sublime, le superó de principio a fin y el nueve del Barça se llevó su primer gran disgusto, perdiendo tres a cero en la final ante el Caja Laboral.

Ya durante el verano, la lesión de Calderón le otorgó a Ricky Rubio`"plenos poderes" en la selección española. La experiencia no fue buena para él y España no encontró al director de juego que necesitaba.

Así las cosas, a sus 20 años, Ricky se enfrenta a una situación nueva para él. La superará. Ya se sabe que lo que no mata fortalece e indudablemente, salir del pequeño pozo le ayudará a ser más fuerte mentalmente. Sinceramente, no creo en memeces como que el baloncesto europeo no es para Ricky, que necesita mayor libertad para jugar con imaginación. Hasta donde yo sé, ni Xavi Pascual ni ninguno de sus compañeros coartan la creatividad de este mago del baloncesto. Más bien al contrario, en un equipo el barcelonés que gusta de un juego alegre y atrevido en ataque. El problema es mental y la solución debe encontrarla por sí mismo, con la ayuda de su entorno familiar, que siempre le ha aconsejado a la perfección.

La trascendencia de la "pájara" de Ricky Rubio se puede medir en un artículo del New York Times publicado este fin de semana. En el texto, escrito por Jonathan Givony, se analiza la trayectoria de Ricky para concluir que "juega demasiado para su equipo sin mirar más egoístamente por sus propios intereses". Además, el redactor del prestigioso diario norteamericano se atreve a preguntarse si "ya es cosa del pasado su buen futuro. Rara vez se puede decir que un jugador de 20 años ha alcanzado su cima, pero Ricky ha puesto muy alto el listón con su juego precoz".

Fernando Ruiz

http://twitter.com/fernan_ruiz

0
0