Cándido Antonio Sibilio Hughes, al que conocimos en España como Chicho Sibilio, nació en San Cristóbal (Rep. Dominicana) en noviembre de 1958. Fue en su país natal donde se inició como jugador de baloncesto allá por el año 1974 y a los 17 años ya era miembro de su selección nacional. Despuntó en el Centrobasket Americano de 1975 donde la República Domicana, que ejercía de anfitriona, se hizo con un brillante cuarto puesto tras México, Puerto Rico y Cuba. Su actuación allí llamó la atención del Barcelona, que incorporaría al jovencito para sus categorías inferiores proclamándose campeón nacional ya en aquella primera temporada. En 1977 obtuvo la nacionalidad española, un año después de ascender al primer equipo del Barça, cuya camiseta vestiría en las siguientes trece temporadas.

Desde sus inicios Sibilio destacó por una gran calidad técnica que coronaba con un gran tiro de larga distancia. Su capacidad anotadora y una estatura superior a los dos metros (2.02) reclamaron muy pronto el interés del entonces seleccionador nacional español, Antonio Díaz Miguel, que le convocó para debutar con el primer equipo un 9 de julio de 1980 durante los Juegos Olímpicos de Moscú, a cuya selección anfitriona, la poderosa Unión Soviética haría 17 puntos. España acabó cuarta en aquella cita iniciando una prolongada primera Edad de Oro durante la década de los ochenta.

Copa del Mundo
Así quedan los octavos de final
04/09/2014 A LAS 21:55

Con la selección española disputaría la práctica totalidad de grandes citas en aquel periodo: además de los Juegos de Moscú, el Eurobasket de Praga de 1981, el Mundial de Cali del año siguiente, el Eurobasket de Nantes de 1983, el de Stuttgart de 1985 y el de Atenas en 1987 además del Mundial de España del año anterior. Renunció a los Juegos de Los Angeles de 1984 pese a haber sido convocado para el preolímpico y tras el cual la selección obtendría con la medalla de plata su mayor logro hasta entonces.

Chicho Sibilio con España

Fuente de la imagen: Other Agency

Con el Barça Sibilio conquistó cinco ligas ACB (1981, 1983, 1987, 1988 y 1989), ocho Copas del Rey, dos Recopas de Europa y una Copa Korac. Fue una época gloriosa marcada por una fuerte rivalidad con el Real Madrid y una plantilla azulgrana en la que Sibilio, junto a Epi y Solozábal, formaban un trío de intocables.

La aportación de Sibilio, en cuyos inicios había arrancado como pívot para convertirse en un alero letal, nunca era inferior a los 18 puntos por partido y la incorporación de la línea triple fue un revulsivo en su carrera dado su gran acierto desde más allá de los 6.25, rondando siempre el 44%.

Los primeros problemas de su carrera vinieron con la selección española. Tras la decepción de los de Díaz Miguel en el Eurobasket de Atenas, donde España no pudo subir al podio, estalló un conflicto entre Sibilio y la Federación que venía fraguándose tiempo atrás. Y es que Chicho venía pidiendo cada verano una compensación económica por no poder disputar las ligas de verano de su país natal al estar comprometido con la selección española. La Federación se negaba y Sibilio inició una batalla en silencio materializado en actos de indisciplina. El máximo organismo del baloncesto español solicitó expresamente a Díaz Miguel que no convocara más a Sibilio y así el jugador y la selección se despidieron para siempre aquel verano de 1987 tras vestir en 87 ocasiones la camiseta nacional.

Chicho Sibilio y García Reneses

Fuente de la imagen: Other Agency

En el Barça sucedió algo parecido en el tramo final de su carrera azulgrana. La decepción que supuso caer en la Final Four de Múnich, lo que suponía dos fracasos en cinco años por conquistar la Copa de Europa, provocó una crisis interna en la entidad azulgrana siendo Sibilio uno de los principales afectados y uno de los primeros en salir. Su vieja mala relación con el técnico Aíto García Reneses, con quien acabó abiertamente enfrentado, pesó más que su fidelidad al equipo y su condición de ídolo de la afición del Palau.

Pero Sibilio aún tenía buen caché y suficiente gasolina y el verano de 1989 fue adquirido por el entonces Taugrés Vitoria. Fueron cuatro temporadas con el equipo vasco, donde disfrutó del baloncesto sin la presión del Barcelona y el reencuentro con un excompañero como Juan Domingo De la Cruz. En 1992 se convertía en el primer jugador en alcanzar los 650 triples (del total de 691 de carrera) y en abril del año siguiente, en el primer ACB en superar la barrera de los 6.000 puntos anotados.

Terminada aquella temporada de 1993, a los 34 años de edad, decidió colgar las botas con una frase que resumía su porqué: “Ya he dado al baloncesto todo lo que llevo dentro”. La trágica pérdida de su hermano en 1992 fue algo que nunca superó y que la vació de motivación para seguir vistiendo de corto.

https://imgresizer.eurosport.com/unsafe/0x0/filters:format(jpeg)/origin-imgresizer.eurosport.com/2014/09/04/1307777.jpg

Sibilio no se quedó en su país adoptivo. Regresó a su República Dominicana natal para tratar de formar allí a jugadores jóvenes. Pero pronto su labor iría a más cuando un equipo de entidad, Cañeros de la Romana, le ofreció el cargo de técnico jefe. Su trayectoria allí no fue todo lo buena que esperaba y pese a su cese la Federación Dominicana le propuso hacerse cargo del equipo nacional sub 21.

Lejos de limitarse a esa labor funda en 2003 en Santo Domingo la Academia de Alto Rendimiento de Baloncesto que lleva su nombre, a la que continúa vinculado -además de seguir entrenando- para procurar a los más jóvenes el mismo magisterio que le condujo a él una brillante trayectoria en España, donde se le sigue echando de menos porque los buenos aficionados no le olvidan.

NBA
117-107. James jugará por 10ª vez las Finales de la NBA, esta vez con los Lakers
HACE 2 MINUTOS
NBA
NBA: Clase maestra de LeBron para meter a los Lakers en la final por el anillo
HACE 35 MINUTOS