EFE

Mundial femenino, España-Suecia: Excelso primer tiempo y sesteo final (28-28)

Mundial femenino, España-Suecia: Excelso primer tiempo y sesteo final (28-28)
Por Eurosport

El 08/12/2019 a las 14:03Actualizado El 08/12/2019 a las 15:20

La selección española femenina de balonmano perdió una inmejorable oportunidad para acercarse a la semifinales del Mundial de Japón, tras empatar este domingo 28-28 con Suecia, en un encuentro en el que las “Guerreras” se dejaron escapar una ventaja de nueve tantos (20-11) en el marcador.

LA FICHA DEL PARTIDO

28 - España: Navarro; Marta López (3), Mireya González (1), Ainhoa Hernández (5), Lara González (1), Barbosa (6, 2p) y Jennifer Gutiérrez (1) -equipo inicial- Zoqbi (ps), María Núñez (-), Arderius (-), Eli Cesáreo (1), Etxeberria (1), Pena (2), Sole López (1p), Alicia Fernández (2) y Almudena Rodríguez (4)

28 - Suecia: Idehn; Hagman (8, 2p), Blomstrand (-), Gullden (2, 1p), Roberts (1), Mellegard (2) y Lagerquist (-) -equipo inicial- Thorn (ps), Stromberg (1), Blohm (4), Petren (1), Lundstrom (-), Forsberg (-), Wall (-), Lundqvist (1) y Massing (8)

Marcador cada cinco minutos: 3-1, 5-1, 7-2, 10-4, 14-6 y 14-8 (Descanso) 17-10, 20-12, 22-15, 25-20, 26-24 y 28-28(Final)

Árbitros: Sok y Lah (SLO), sustituidos al descanso por Kuttler y Merz (GER). Expulsaron por tres exclusiones a la jugadora española Almudena Rodríguez (m.54)

Además excluyeron por dos minutos a Mireya González, Eli Cesáreo, Almudena Rodríguez (2), Lara González y Barboda por España; y a Lundqvist y Lagerquist por Suecia.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la primera jornada del grupo II de la segunda fase del Mundial de Japón disputado en el Park Dome de Kumamoto.

NUDO

Pero es que cuando todo parecía más favorable para el conjunto español, que había maniatado por completo a las escandinavas en el primer tiempo (14-8) en la primera mitad, gracias a un extraordinario trabajo defensivo, el equipo español se hundió.

Una circunstancia que no desaprovechó Suecia para ir poco a poco reduciendo su desventaja hasta igualar definitivamente la contienda a falta de dos segundos con un gol de Mikaela Massing, que se convirtió en el segundo período en una auténtica pesadilla para el equipo español.

Tablas, que si bien mantienen totalmente vivas las opciones de las de Carlos Viver no sólo ya de alcanzar los preolímpicos, el objetivo con el que se arrancó el campeonato, sino para luchar por acceder a la lucha por las medallas, dejan un sabor amargo al equipo español.

Las “Guerreras” no sólo impidieron con sus continuas salidas a la línea de nueve metros los lanzamientos lejanos del equipo escandinavo, sino que también cerraron las líneas de pase a las peligrosas pivotes suecas.

Y donde no llegaron las piernas y los brazos de las jugadoras españolas, apareció la siempre imponente figura de la portera Silvia Navarro, que con sus paradas acabó de cerrar por completo la portería del conjunto español.

Una sinfonía defensiva que propició las continuas pérdidas de balón del equipo sueco, el combustible necesario para que España pusiera en marcha su veloz juego de transición.

Así a la carrera, el conjunto español fue distanciándose poco a poco en un marcador, en el que las de Carlos Viver llegaron a gozar de una máxima renta de ocho tantos (12-4) apenas superados los primeros veinte minutos de juego.

Diferencia que sólo las exclusiones, tres por el bando español por tan sólo una para las suecas, lograron reducir, como evidenciaron los seis tantos (14-8) con los que España alcanzó finalmente el descanso.

Pero nada, ni nadie fue capaz de hacer perder la concentración al equipo español, ni tan siquiera el cambio de árbitros que se produjo al inicio de la segunda parte por la lesión de uno de los dos colegiados titulares, los eslovenos Sok y Lah.

De hecho, bajo la dirección de las alemanas Kuttler y Merz, las “Guerreras” no sólo lograron conservar su ventaja, sino que logró, incluso, aumentarla en el arranque del segundo período.

Un nuevo estirón que tuvo como protagonistas a la lateral Almudena Rodríguez, que volvió a evidenciar su formidable capacidad de penetración, y, sobre todo de la pivote Ainhoa Hernández.

La jugadora del Zuazo demostró que no sólo es una excelente defensora, sino una formidable jugadora de ataque, capaz de convertir en penalti o en gol cada balón que recibió en la línea de seis metros.

Goles que permitieron a España alcanzar una máxima renta de nueve goles (20-11), que pareció garantizar la victoria del conjunto español, pero cuando todo parecía más favorable, llegó el hundimiento del equipo español.

Un bajón que multiplicó hasta el infinito las pérdidas de balón, lo que permitió a Suecia encadenar un contraataque tras otro, lo que permitió a las escandinavas ir reduciendo cada vez más y más su desventaja en el marcador.

Remontada que no pudo frenar ni las paradas de Silvia Navarro, que pese a detener dos penaltis consecutivos, no pudo impedir que una Suecia cada vez más crecida llegase con tan sólo un gol de diferencia (28-27) en el marcador.

Una ventaja que España tampoco supo defender tras un fallido lanzamiento de la extremo Jennifer Gutiérrez, que permitió a Suecia disfrutar del último balón, que Massing, autora de ocho dianas, no desaprovechó para poner el definitivo 28-28 en el tanteador.