Rubén Garabaya: No quería que la despedida fuera un hecho traumático

Rubén Garabaya: No quería que la despedida fuera un hecho traumático
Por Asobal

El 31/08/2017 a las 12:00Actualizada El 31/08/2017 a las 12:40

De nuestro socio Asobal.es

Su idilio con el balonmano empezó a los 12 años y se dilatará hasta los 39 en una carrera deportiva en la que Rubén Garabaya ha dejado huella más allá de las pistas. El avilesino pondrá punto y final, en unos meses, a 22 temporadas en la Liga ASOBAL. El pivote, acogido en Logroño como un riojano más, dejará de sufrir los golpes propios de su posición tras una campaña de despedida paulatina que arrancará, este domingo, en el Quijote Arena de Ciudad Real con la disputa de la Supercopa ASOBAL.

¿Qué podemos esperar de BM. Logroño La Rioja en una temporada marcada por las 10 bajas del equipo?

Hay cambios todos los años, te tienes que ir acostumbrando. El club ha fichado muy bien pero tenemos una plantilla más corta y la temporada es muy larga. Tarde o temprano lo notaremos en el rendimiento. Será complicado igualar el rendimiento de cursos anteriores pero creo que haremos un juego más atractivo y más ilusionante para el público.

¿Cómo has vivido la despedida de Albert Rocas?

Es una de las relaciones especiales que me ha dado el balonmano. Ha sido una situación más dura. Tengo una relación personal muy estrecha con Albert pero el mundo no se acaba con el balonmano, afortunadamente.

¿Cómo llega BM. Logroño La Rioja a la cita de la Supercopa ASOBAL?

Hemos tenido una pretemporada irregular. Hemos trabajado bien, con buen ambiente y jugando un balonmano bonito pero vamos a ver cómo podemos afrontar la Supercopa. Nosotros llegamos a la cita con la máxima ilusión posible. Vamos a intentarlo pero sabemos que será un partido muy complicado.

El estreno franjivino en competición oficial será frente a un FC. Barcelona Lassa que viene de proclamarse Campeón de la Super Globe. ¿Cómo ves a vuestro rival en el primer título en juego de la temporada?

Es un rival muy difícil. El mayor escollo que vamos a tener, al margen de la calidad individual de cada jugador, es el físico. Son superiores y tienen una plantilla más amplia. Han hecho una gran pretemporada, de menos a más, y han acabado la Super Globe a un grandísimo nivel. El Barça siempre es un rival complicado pero vamos a intentarlo. Imagino que estarán esperando la llegada de algún fichaje importante pero los jugadores que están a mí ya me dan miedo. Yo me conformaba con los jugadores que ya tienen.

BM. Logroño La Rioja sólo ha disputado una Supercopa ASOBAL y fue precisamente ante el FC. Barcelona Lassa en Valladolid en el inicio de la temporada 2013/2014. ¿La disputa de este título es una recompensa a la gran temporada del año pasado?

Creo que hemos estado a un gran nivel, seguramente muy por encima respecto a lo que nadie se podía imaginar hace unos años. A todo lo bueno nos acostumbramos rápido. En el futuro se suelen valorar más las cosas pero espero que no tengamos que valorarlo con añoranza.

¿Con qué argumentos se puede enganchar a los aficionados franjivino de cara a la campaña 2017/2018?

Creo que será muy bonito vernos porque practicaremos un balonmano más espectacular del que veníamos haciendo. Cuando creces en las dificultades también crece la ilusión. Tal vez ahora se valorarán más los triunfos. Nosotros tenemos que hablar en la pista y creo que iremos convenciendo a los aficionados de que protagonizamos un espectáculo que vale la pena ir a ver.

Cuando confirmaste tu renovación por una temporada más, anunciaste que ésta sería la última. ¿Querías hacerlo público para obligarte a ti mismo a que fuera un adiós definitivo?

Sí, era una manera de obligarme a mí mismo y me apetecía poder disfrutar la última temporada sin la ansiedad y el estrés de otras situaciones que vivimos los deportistas. Nuestra vida es una vida de incertidumbre. Me apetecía disfrutar bien de mi último año como profesional. También me apetecía hacerlo así por el club. Tengo una relación personal muy buena con Jota y no habría sido muy agradable para él tener que tomar esa decisión por mí. Preferí tomarla yo.

¿Es una decisión que has tomado conjuntamente con Jota González o él ha intentado evitar la retirada?

He tomado la decisión conjuntamente con mi mujer. No he hablado con Jota sobre el tema. Desconozco si al final de esta temporada me habría ofrecido continuar o no. Prefiero no llegar a esa situación. Quería tomar yo la decisión de retirarme. Me gusta que la gente me diga ahora que es una pena que me marche, que podría haber seguido. Me lo están diciendo incluso antes de empezar la temporada. Dejar ese poso es lo soñado por cualquier deportista cuando se retira. Durante la temporada pasada ya iba planificando mi vida. Al final los jugadores de balonmano no podemos vivir de los réditos. Tenemos que orientar nuestro futuro y, en algún momento, plantearnos el final. A mí me gusta planificar las cosas y hacerlas bien. Creo que digo adiós en el momento deportivo adecuado.

¿Ni el físico ni la mente han provocado tu adiós?

La verdad es que no. Tengo mucha suerte porque, en mi última temporada, me levanto todas las mañanas muy fresco. He visto sufrir a muchos deportistas que se despiertan con lesiones crónicas cada día. Yo todavía puedo levantar a mis hijos, que son unos buenos elementos, y disfruto de buena salud. Además el balonmano es el deporte que he practicado toda mi vida, es el deporte que amo. Soy un afortunado. Me he dado cuenta de que ya tenía que pasar página y avanzar en mi vida.

Acostumbrado a ser tú el que dice adiós a otros compañeros, ¿cómo crees que vas a gestionar el ir despidiéndote poco a poco de tus 22 años en la Liga ASOBAL?

Ese es uno de los motivos para anunciar mi retirada con tanta antelación. No quería que la despedida fuera un hecho traumático. La retirada de un deportista suele ser difícil porque somos profesionales que gozamos de un reconocimiento público que, en muchos casos, puede ser adictivo y pasar a la vida anónima y, de un día a otro, suele ser duro. Cambiar de vida tan repentinamente puede ser complicado. No sé si hacerlo durante un año entero es alargar la agonía. Espero que no. Quiero que sea una despedida tranquila y paulatina.

Este año has cambiado tu dorsal, del 17 al 22. Es un número para lucir con orgullo, ¿no?

Quería tener una camiseta especial. Cuando pasen los años y vea las camisetas que he ido coleccionando, reconoceré fácilmente la camiseta de mi última temporada porque 22 es el número de años que he estado jugando en ASOBAL.

Sólo tienes por delante a Jota Hombrados con 26 temporadas, a Fernando Hernández y Juanín García con 23 y a Gurutz Aginagalde con las mismas 22 que tú. Ninguno de ellos se retira...

Yo estaba esperando si los de mi quinta del 2005 se retiraban para poder ganarles y no hay manera. Están muy frescos. Juanín o Fernando están en un estado de forma espectacular. Yo he tenido suerte físicamente porque más o menos me han respetado las lesiones. Es cierto que he tenido lesiones importantes, como la de cruzados que me pasó en una edad avanzada, pero la verdad es que he gozado siempre de un servicio médico espectacular. Imagino que algo habrá tenido que ver la genética, tengo que dar las gracias a mi madre y a mi padre. Yo me encuentro muy bien. Las posiciones de pivote o primera línea suelen ser más sufridas, porque solemos ser jugadores más grandes y pesados.

¿Qué será de Rubén Garabaya cuando deje su posición de pivote? ¿Seguirás viviendo en Logroño? ¿Seguirás vinculado al club?

Yo quiero quedarme en Logroño, estoy abriendo un negocio y al club seguiré vinculado emocionalmente. Del balonmano español vivimos algunos jugadores y algunos entrenadores. Estoy siempre abierto a lo que me depare el futuro. El destino me va dirigiendo. Tengo el título de entrenador pero no va a ser mi prioridad. No emplearé todas mis energías en intentar ser entrenador pero, si se plantea la posibilidad, me lo plantearía, claro.

La Federación Asturiana de Balonmano te concedió, hace un par de meses, la insignia de oro y brillantes. ¿Ese tipo de reconocimientos son una invitación a la retirada o estos homenajes es mejor hacerlos cuando el jugador está en activo?

Afortunadamente yo ya había tomado la decisión de retirarme antes de recibirla. Cualquier reconocimiento es de agradecer y es un orgullo. He sentido mucho cariño por parte de la federación asturiana. Me siento querido en todos los sitios donde he jugado. Siempre he intentado hacer las cosas bien y que se me conozca como un buen deportista pero también como una buena persona.

Llegaste a Logroño en la campaña 2010/2011 y cumples tu octavo curso en el equipo riojano. ¿Cómo ha cambiado y crecido el club desde tu llegada hasta hoy?

Cuando llegué a Logroño tuve que hacer un esfuerzo emocional asumiendo que no iba a volver a jugar la Champions. Yo venía de jugar la Final4 de la Champions con el Barça y fichaba por un club que no iba a jugar la máxima competición europea y acabé jugándola cuatro temporadas más. Así ha evolucionado el club. Cuando llegué, algún medio me preguntó si venía a Logroño a retirarme. Y, efectivamente, tenía razón pero ocho años después. Ni yo mismo me imaginaba todo lo que ha pasado.

Esta temporada el equipo no participará en la EHF Champions League tras cuatro años en la élite europea. ¿Crees que la ausencia en la Champions pondrá en valor y dará perspectiva a todo lo que ha logrado este equipo?

Yo lo valoro ya y he valorado cada año que he tenido la suerte de poder disputar la Champions. Es una competición maravillosa que no se puede comparar a nada. Es un privilegio jugarla. He tenido el regalo de jugar cuatro años más y de visitar campos míticos. He jugado al máximo nivel europeo en una ciudad como Logroño por la que han pasado grandes equipos.

Has jugado en el Ademar, Cangas, Valladolid, Barça y Logroño. ¿Te ha quedado alguna espina clavada en tu carrera deportiva?

Siempre ha habido decisiones durante mi carrera deportiva que me podrían haber llevado a otro destino pero no me arrepiento de ninguna. En algunos casos he dejado de ganar mucho dinero, tomando algunas decisiones, pero quería mantener mi entereza y respetar ciertos códigos. Al final, por ser una persona que se viste por los pies, he dejado de ganar más dinero pero estoy muy orgulloso de haber actuado como lo hice en su momento.

En tu twitter te definen dos palabras: balonmano y programación. ¿Ambos mundos tienen algo en común?

Absolutamente nada. En realidad yo soy un programador que temporalmente se ha dedicado al balonmano. Antes de coger un balón yo cogí un teclado de ordenador. Empecé a jugar a los 12 años, un poco tarde, así que he tenido menos desgaste y la maquinaria me ha aguantado un poco más.

0
0