Antes de la segunda vuelta de la UCI Track Champions League en Lituania (este sábado 27 de noviembre desde las 17:30 horas en directo en Eurosport) queremos conocer más de cerca el uso del túnel de viento probado por los ciclistas y que les cambia la manera de competir.
El ciclismo de pista, sea cual sea la disciplina, no es sólo una cuestión de quién tiene más fuerza en las piernas. El éxito o la derrota a menudo se deciden lejos del velódromo, en lugares secretos donde los ingenieros pasan largos meses estudiando la mejor posición para sus pilotos sobre la bicicleta.
Ajustes como inclinar el sillín unos pocos milímetros o un levantamiento -apenas perceptible- de la línea de los hombros, pueden marcar la diferencia en el cronómetro. Todo ello reafirma la importancia de las pruebas en túnel de viento, una práctica que ahora es común en casi todos los deportes de velocidad, ya sean mecánicos o no, y que se ha convertido en parte integrante de la vida profesional de muchos atletas de élite.
UCI Track Champions League
Revive los momentos clave de la ronda 2 de la UCI Track Champions League
HACE 13 HORAS
El objetivo clave de estas pruebas se resume en una simple abreviatura, el verdadero Santo Grial para los ingenieros: el Cx, es decir, el coeficiente de arrastre. Cuanto más bajo es el Cx de un piloto, más aerodinámico es. La necesidad de mejorar la forma en la que el ciclista se mueve a través del aire hizo que las pruebas del túnel de viento comenzasen a proliferar.

La forma del cuerpo, un reto importante

Este fenómeno se ha podido ver en los últimos 20 años, un período en el que los mejores países en este deporte, se vieron atrapados en una especie de "carrera armamentista", para ir un paso por delante de sus rivales. El coste puede ser enorme, pero también lo son las ganancias. "Desde hace algunos años, gracias al túnel de viento, hemos aprendido mucho respecto a las posiciones sobre la bicicleta", señala François Pervis.
El francés, siete veces campeón del mundo, ha podido aprovechar al máximo estas pruebas, en las que básicamente el ciclista se sube a una especie de cinta móvil, y se le pide que pedalee "a todo gas" contra la continua ráfaga de aire que le arroja en la cara la máquina. El objetivo es identificar la posición más eficiente a adoptar en unas condiciones tan diabólicas.
Lo que hace que la tarea de los ingenieros de túneles sea más complicada, pero también más fascinante, es que trabajan con grupos de ciclistas que tienen diferentes formas de cuerpo. Y depende de ellos adaptarse a cada individuo. "No todos estamos hechos de la misma manera", se ríe François Pervis. "Te encuentras con ciclistas altos y delgados, otros como yo más robustos, algunos con joroba, y luego están los que han nacido para la pista, como el español Castroviejo".

El final de la era Superman

El progreso tecnológico en los últimos años ha sido tan grande, que se busca la mejora hasta el ultimo detalle. "Incluso diseñan el casco para que se adapte mejor a su posición", dice Pervis. El aumento de estas técnicas de prueba ha coincidido, necesariamente, con el endurecimiento de las regulaciones por parte de la Unión Ciclista Internacional.
Antes de que la UCI interviniese para armonizar las reglas en todas las disciplinas -en particular el récord de la hora-, este deporte se había convertido en una ley de la selva, con todos compitiendo por llegar a las posiciones más impensables en una bicicleta. François Pervis recuerda la década de 1990 como el momento cumbre de tales innovaciones: "Todos recordamos la imagen de Graeme Obree acostado sobre la bici, ¡Parecía Superman!"

Ganar una décima por vuelta

Ante ciertas posiciones, tan peligrosas como inusuales, la Asociación introdujo restricciones a estas prácticas. En la actualidad, muchas de las mejoras apuntan a los túneles de viento, que son cada vez más eficientes: "Un cambio de posición puede ahorrarnos una décima de segundo por vuelta", se entusiasma François Pervis.
Sin embargo, por muy claro que parezca, sería demasiado simplista y también injusto dar todo el mérito a estas pruebas. La última vez que las hicimos, ¡el ciclista todavía tenía que pedalear! Y también en la mayoría de ocasiones, el esfuerzo para mejorar el rendimiento aerodinámico (y a su vez los resultados), depende de la comodidad del sillín. "Las posiciones son más eficientes, pero también son mucho más difíciles de mantener durante toda la duración de la carrera", concluye François Pervis. Y es que la victoria tiene un precio muy alto.
UCI Track Champions League
Un imperial Sebastián Mora sale líder de Panevezys tras su doblete
AYER A LAS 21:05
UCI Track Champions League
Emma Hinze no tiene rival y se hace con los veinte puntos del sprint
AYER A LAS 19:52