Getty Images

La Vuelta 2019: El porqué de un recorrido que recupera la vieja esencia del ciclismo

La Vuelta 2019: El porqué de un recorrido que recupera la vieja esencia del ciclismo

El 19/12/2018 a las 22:34Actualizado El 19/12/2018 a las 22:39

La Vuelta a España 2019 ha recuperado en su recorrido esencias del ciclismo más clásico, como grandes puertos y menos finales en alto explosivos y con desniveles absurdos. Sin perder de vista su esencia, la ronda española ya puede mirar de tú a tú a las otras dos grandes. Ahora dependerá que los ciclistas, los grandes artífices del éxito, cumplan su parte del trato a partir del 2

El Giro de Italia es la gran vuelta que a priori mejor participación va a atraer en 2019. El Tour de Francia siempre será la carrera más importante y La Vuelta ha sabido recuperar la esencia clásica del ciclismo pero sin perder el estilo que la ha definido y hecho un poco más grande en la última década. Los recorridos de las tres grandes ya han sido presentados y en las tres todas las grandes figuras del ciclismo tendrán su espacio y sus batallas, aunque conviene diferenciarlas.

El Giro de Italia 2019 ha sido capaz de atraer al campeón en 2017 y subcampeón en 2018 Tom Dumoulin con un claro guiño en forma de tres contrarrelojes individuales. Las cinco etapas de altísima montaña y sus siete finales en alto también han convencido a Vincenzo Nibali, Simon Yates, el prometedor Egan Bernal, un Primoz Roglic que se lo está pensando y por supuesto a la dupla del Movistar Mikel Landa y Alejandro Valverde.

El Tour de Francia 2019 celebrará el 50 aniversario de la primera victoria de Eddy Merckx y apenas tendrá contrarreloj individual. Es un claro guiño a escaladores para que Chris Froome o Geraint Thomas encuentren más competencia en hombres como Nairo Quintana o los eternos aspirantes franceses Romain Bardet o Thibaut Pinot.

¿Y la Vuelta 2019? La ronda española ha olvidado esos finales en alto tan explosivos que han sido una constante en los últimos años y donde a la hora de la verdad y salvo en contadas excepciones, apenas se han hecho diferencias reales entre los favoritos. Las paredes infernales seguirán presentes en una nueva edición, como la cima castellonense de Mas de la Costa o el final cántabro de Los Machucos, pero en este recorrido recién presentado en Alicante hay espacio para etapas clásicas y con puertos encadenados.

" Es un recorrido duro y atractivo para el aficionado al ciclismo (Enric Mas)"

De hecho, la última edición acabó de decidirse en una etapa de alta montaña en Andorra donde Simon Yates acabó de sentenciar y dejó en fuera de juego a Valverde y la más recordada por emoción y puro ciclismo de montaña se dio por la sierra de Guadarrama en 2015, cuando Tom Dumoulin lo perdió todo por las cimas madrileñas. La traca final de La Vuelta 2019 será un duro recorrido por la Sierra de Gredos, ciclismo de antaño en una etapa diseñada por el campeón del Tour de Francia 2008 y buen conocedor de la zona, Carlos Sastre.

La participación de las grandes figuras en La Vuelta nunca suele confirmarse hasta que finalice el Tour de Francia. Pero a muchos meses vista ya se sabe que Alejandro Valverde estará, seguramente junto a Nairo Quintana. También que Chris Froome intentará repetir victoria tras tratar de conquistar su quinto Tour de Francia. Enric Mas debutará en el Tour de Francia y tal vez no llegue tan fresco para intentar superar su segundo puesto en 2018, pero de lo que el aficionado puede estar tranquilo es de que, como desde esta última década, el elenco de candidatos a la victoria será absolutamente top.

Analizar un recorrido de una carrera ciclista es complejo, y puede que a la hora de la verdad poco determinante, pues son los corredores quienes con su entrega, actitud y estrategias deben hacerlo bueno, malo o regular. O lo que es lo mismo, de ellos depende que sea emocionante o deje frío al espectador. Los cambios de recorrido, las innovaciones o la vuelta a los clásicos es algo celebrado por los puristas.

La Vuelta siempre se guarda el último as en la manga para esa participación, para esos corredores que no aprueban en julio y tienen la reválida en septiembre y también, al ser la última en presentarse, para hacer alguna modificación o el guiño adecuado a esa estrella que aún se lo está pensando porque siente que el Tour es inaccesible para él. Estos factores siempre han existido, con este recorrido más puro, aumentan las posibilidades de éxito.

Ahora sólo falta esperar hasta el 24 de agosto de 2019 y empezar a disfrutar de una Vuelta a España que promete.

Video - VODCAST: Movistar Team 2019, una nueva estrategia para que Valverde, Landa y Quintana brillen

27:32
0
0