La adrenalina es una hormona que por sí sola es difícil de generar a no ser que te encuentres en situaciones extremas. Habitualmente está asociada al mundo de la actividad física y se puede generar practicando diferentes modalidades deportivas.
En la Copa del Mundo de Esquí Alpino que todos los años ofrecemos a nuestros fieles seguidores de los deportes de invierno en Eurosport, hay y se genera mucha adrenalina en la competición. Podríamos decir que sería una de las principales ciudades de una hipotética Adrenalina Land.
Una vez que te acostumbras a vivir y convivir con esta sensación que algunos comparan incluso con el orgasmo, es difícil dejar a un lado el famoso “subidón”. Que en un descenso alpino te juegas la vida no es novedad y todas las temporadas vivimos situaciones complicadas con las pruebas de velocidad que se traducen en auténticos bombazos de adrenalina. Los competidores son conscientes de ello y se acostumbran a lidiar con esas sensaciones durante los entrenos y las competiciones oficiales. Como todo en la vida las carreras deportivas también llegan a su final.
Lake Louise
Suter evita el pleno de Goggia en el Super-G de Lake Louise
AYER A LAS 22:34
Alguna vez seguro que te has preguntado cómo lo llevarán los grandes campeones cuando dejan de estar en la cresta de la ola y llega el momento de la retirada. ¿Qué harán? ¿Se quedarán en casa tranquilamente? ¿Buscarán nuevos retos para sentir lo que durante tanto tiempo sintieron? Obviamente las respuestas pueden ser varias pero me quiero quedar con un caso que me llamó la atención y que no es por supuesto el único en el mundo del esquí.
Me refiero a uno de los más grandes campeones de todos los tiempos, el gran esquiador noruego Aksel Lund Svindal. Solo pronunciar su nombre ya impone, imaginaros lo que es ver al gigante cara a cara…ese día no lo olvidaré. Un auténtico armario empotrado con una agilidad, psicología y mentalidad al alcance de muy pocos deportistas.
Desde que abandonara su carrera deportiva en el mundo del esquí sabíamos que había buscado algunas experiencias para no abandonar Adrenalina Land pero recientemente tuvimos la oportunidad de conocer qué hacía ahora y en queé proyectos estaba inmerso.
No podía ser de otra manera y el bueno de Aksel ahora se dedica a pilotar coches de carreras. Se ha metido en esta aventura que le apasionaba desde pequeño y ahora pilota en la Porsche Sprint Challenge en Escandinavia.
Nos contaba Aksel en Eurosport: “Creo que es difícil reemplazar una carrera profesional al más alto nivel pero puedes reemplazar mucha emoción y buscar un poco de adrenalina”.
El gigante noruego encontraba cierta similitud entre los dos deportes: “Cuando entras en una curva, ya sea con esquís o con el volante de un automóvil, puedes sentir el agarre y una vez que lo sientes sabes que es lo siguiente que puedes hacer...
Está claro que es difícil dejar de sentir esas sensaciones y aunque en menor escala siempre se tiende a volver a experimentar con la famosa hormona.
Este es solo un caso entre los muchos que existen en el circuito pero si hay algo que podemos afirmar es que a todos los que han vivido el deporte y han podido experimentar en mayor o menor medida esa sensación, seguro que serían orgullosos súbditos de un país muy hormonal llamado Adrenalina Land.
Esquí Alpino
Kilde logra en el Super-G de Beaver Creek su tercera victoria de la temporada
AYER A LAS 19:19