El Barcelona necesitaba un empate ante el Sparta para meterse en la final, pero perdió (1-0), aunque luego lo arregló todo para llegar a Wembley tras ganar en el último partido al Benfica en el Camp Nou (2-1).
"¿Por qué no ha entrado el balón? El entorno influye y repercute en mis hombres", dijo Cruyff en la sala de prensa del estadio Letna y a partir de ese momento, el barcelonismo supo el nombre de ese enemigo invisible a quien culpar cuando las cosas no iban bien.
El 'entorno' es todo el ruido de fondo que se genera en torno al equipo. Es la directiva, es la prensa, las instituciones deportivas, la afición, es el entrenador de turno y el presidente, es una declaración altisonante, es en definitiva todo lo que impedía que el equipo jugara con tranquilidad para conseguir los resultados, en el fondo es la excusa perfecta.
Mundial
El interés del Madrid en Enzo Fernández y el encuentro Xavi-Endrick, nombres del día
29/11/2022 A LAS 09:52
Y también en el fondo es un juego. En aquella época, Cruyff perseguía tener todo el mando en plaza y ser coronado por Núñez como el general manager del club, pero el dirigente no le quiso hacer aquel regalo.
Un mes después Cruyff llevó al Barça a lo más alto en Wembley. En la víspera de aquella final, Núñez anunció que iba a convocar elecciones y que no iba a presentarse, algo que después no cumplió. La relación entre ambos se deterioró, aunque se prolongó durante cuatro años más y se rompió cuando el holandés supo que para la temporada 1996-97, el Barça ya había contactado con Bobby Robson.

Un enemigo invisible

Todo eso seguramente también fue consecuencia del entorno, un término acuñado por Cruyff y que cuando lo pronunció por primera vez, muchos no supieron a qué se refería.
Tras perder aquella noche en Praga, el técnico admitió que el trabajo del equipo no estaba siendo bueno: "Si las cosas no se arreglan, terminaremos mal, porque el entorno influye y por eso el Barcelona es un club muy complicado. Si no fuera así, se ganarían muchas más cosas".
Y con el tiempo, muchos han ido comprendiendo el sentido de aquellas palabras, a pesar de que en los últimos años, aun existiendo el entorno, el carácter ganador del equipo, con Leo Messi como santo-y-seña, ha ayudado a relativizarlo.
Aquella noche en Praga, el equipo de Cruyff perdonó en el primer tiempo y acabó perdiendo, dos semanas después derrotó al Benfica y se situó en la final de Wembley que ganó al Sampdoria con aquel zapatazo de Ronald Koeman.
Del entorno de Praga al "salid y disfrutad" en Wembley. El Barça vuelve a la capital checa. No jugará en el Letna ni frente al Sparta, pero para el barcelonismo esa ciudad será siempre recordada como la cuna del nacimiento del célebre "entorno barcelonista".
Mundial
Guardiola no cierra la puerta a su regreso al Barça: "Si un día nos tenemos que reencontrar..."
28/11/2022 A LAS 21:59
La Liga
Confirmados los horarios de la primera jornada post-Mundial con el derbi barcelonés
21/11/2022 A LAS 15:26