Los árbitros de fútbol de Primera división por el hecho de estar entre los 20 árbitros de la mejor liga del mundo (La Liga) ya se sienten privilegiados. Si además pertenecen al grupo de los ‘elegidos’, los árbitros internacionales, las posibilidades de arbitrar un Madrid-Barcelona (excepto que pertenezcas al Comité madrileño o catalán) son mayores. Arbitrar un Clásico supone cumplir uno de los sueños que tienes desde que empiezas con 15 años a arbitrar partidos de alevines.
Un árbitro de fútbol es consciente de que para cualquier equipo de primera división, el siguiente partido que vaya a disputar es el más importante, pero hay ciertos partidos, como el del sábado, que por su repercusión mediática reciben un tratamiento especial por parte de los medios de comunicación.

César Muñiz Fernández durante un Real Madrid-Barcelona

Fuente de la imagen: Eurosport

La Liga
Koeman: "Sé los rumores que hay; lo que tenemos que hacer es ganar partidos"
HACE 4 HORAS
El momento de la designación
Desde el momento que recibes la designación para arbitrar un Clásico, eres consciente de que es un partido que acapara todas las miradas de los aficionados y medios de comunicación de los cinco continentes y que el árbitro requiere una gran responsabilidad porque estos partidos tienen un antes, durante y después. Todas las decisiones que hayas tomado durante el partido serán más vistas con lupa gracias a las 30 cámaras que hay colocadas alrededor del terreno de juego (incluso alguna cámara grúa que baja al ras del terreno de juego al lado del jugador que va a lanzar una falta, estando el juego detenido como me ocurrió en uno de mis Clásicos arbitrados) con diferentes ángulos de visión.
El árbitro no llega a Primera división por generación espontánea, sino fruto de una larga trayectoria y experiencia basada en la dedicación, constancia y sacrificio de esta actividad. Por lo tanto, afrontas este tipo de partidos con una fuerte capacidad mental, capaz de abstraerse de cualquier tipo de comentarios que se hagan previo al inicio del partido con la intención de llegar con la mente despejada para que puedas estar concentrado, atento y preparado para tomar en décimas de segundo cualquier tipo de decisión, sabiendo de la repercusión mediática que tendrá cada decisión.

Mourinho, Guardiola y el árbitro Muñiz Fernández

Fuente de la imagen: Eurosport

Desgaste mental
En este tipo de partidos el mayor desgaste que sufre el árbitro es mental, ya que el esfuerzo físico que realiza durante los 90 minutos lo suple con una gran experiencia basada en la colocación y la anticipación de situaciones que ocurren durante el partido.
Por lo tanto, el árbitro en la semana del Clásico no debería variar su hábitos de comportamiento: comidas, entrenos, descansos, etc… De hacerlo renunciaría a sus propios principios que le hicieron llegar a donde está, es decir, a lo más alto del arbitraje español.
Unas horas antes del Clásico, desde Asturias le envío toda mi fuerza y energía para desearle mucha suerte para el equipo arbitral, que aparte de ser buenos compañeros, son amigos personales.
Cesar Muñiz Fernández (Ex-Arbitro Internacional)
La Liga
¡Vuelve la ilusión al Barça! Ansu Fati regresa a una convocatoria casi un año después
HACE 5 HORAS
La Liga
Ancelotti, sobre la crisis del Barça: "No estoy contento de ver a un equipo pasarlo mal"
AYER A LAS 15:59