Y es que el Schalke 04 era quizás el club más popular de toda Alemania en la década de los años 30. En ese periodo, el Schalke 04 (con ese añadido de los dos dígitos tan alemán para recordar el año de fundación -1904-) se llevó seis campeonatos nacionales entre 1934 y 1942 y estuvo hasta cuatro años invicto, entre 1935 y 1939. Su racha le llevó a mantenerse sin perder como local durante once largos años.

El equipo llegó a ser apodado “la nueva Alemania” por su carácter implacablemente ganador usado para loar a la pujante raza aria aunque obviando el hecho de que la mayoría de sus jugadores era de origen polaco, aunque el líder natural sí era de Gelsenkirchen: el goleador Ernst Kuzorra.

Copa del Rey
Resumen Barcelona-Sevilla: Abonados a la épica
HACE 4 HORAS

Era costumbre acudir a su estadio de entonces, el Glückauf–Kampfbahn, construido en 1928 y con capacidad para 70.000 espectadores, para asistir en persona a las bondades del juego de ‘Die Königsblauen’ (los azules de la realeza) que personajes populares de la época pre bélica en Alemania se declararon hinchas del equipo. Y entre ellos estaba el posteriormente Führer.

En plena guerra de Inglaterra, la Luftwaffe no tuvo miramientos con el fútbol y bombardeó Old Trafford, el recinto del Manchester United.

La trascendencia del deporte rey era tal que Joseph Goebbels, el ministro nazi de Propaganda, llegó a considerar que “ganar un partido” tenía “más importancia para la gente que invadir una ciudad del este de Europa”. A Hitler, no obstante, esto no terminó de convencerle y enfrascado en la guerra se olvidó totalmente del fútbol. Incluso el Schalke fue perdiendo arraigo tras el conflicto y no ha sido capaz aún de ganar una Bundesliga, competición nacida en 1963, para ser seis veces subcampeón y ganarse otro apodo, “campeón de los corazones”, por la tristeza de sus derrotas.

Renegando del pasado

El Schalke 04 reniega, en cualquier caso, de su hincha más conocido a la par que bárbaro. Y aseguró a través de su jefe de prensa Gerd Voss en el periódico inglés ‘The Times’ en 2008 que habían investigado cuatro años antes oficialmente en el pasado del club sin poder concluir de ninguna manera el favoritismo por sus colores de Hitler.

https://i.eurosport.com/equinoxe/2015/05/18/1544978.jpg

Incluso decía el club minero no haber podido comprobar su asistencia a un solo partido, ni en el estadio del Schalke ni en alguna final en el estadio Olímpico de Berlín, a lo que era casi un abonado fijo en la época el equipo, con catorce finales de dieciocho posibles (Aquí se puede consultar la más tremenda victoria del Schalke, el 9-0 al Admira Viena en 1939). Desmentía también supuestos tratos de favor del régimen para que el Schalke ganara tantos títulos y rechazaba que una de las tribunas del recinto seconociera como la Tribuna del Führer en la época.

Se supone que el dictador sólo acudió a un partido y fue en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936 con derrota de los germanos por 0-2 contra Noruega.

@ivancastello

Fútbol
El fútbol del miércoles: Milagro culé y otro triunfo del PSG
HACE 4 HORAS
Copa del Rey
Indignación en el Sevilla: "En el área si es mano, es mano"
HACE 4 HORAS