El madridismo se frotaba los ojos ante la televisión. Gareth Bale, el mismo delantero que ha desesperado a los aficionados del Real Madrid por su falta de compromiso y su indolencia en las últimas temporadas, dirigía una arenga a gritos en medio del círculo que había cerrado la selección de Gales en Baku tras ganar a Turquía. Bale acababa de cerrar una prodigiosa exhibición de juego dando hasta cinco asistencias de gol clamorosas de las que solo dos terminaron en las redesl. Un penalti fallado emborronaba una actuación que pese a ello era destacado por compañeros y rivales.
Hasta el punto que Bale era elegido mejor jugador del partido entre Gales y Turquía. Gareth aseguró que está "absolutamente feliz por la victoria y por jugar con Gales". Una felicidad que tradujo en un desparpajo y una clarividencia en el campo que le servía para dar las dos asistencias en los goles de Aaron Ramsey y Connor Roberts. "Luchamos duro, trabajamos al máximo", señaló el jugador cedido por el Real Madrid en el Tottenham, quien aseguró que tras fallar un penalti, que podía haber dado la tranquilidad a su equipo, mostró "carácter para seguir adelante" y no hundirse, y que el segundo tanto, que llegó en la prolongación, fue "la guinda del pastel". "Era importante conseguir la victoria hoy. Me gustaría pensar que cuatro puntos son suficientes, pero hay que esperar", apuntó.

Resumen Turquía-Gales: Soldados de Bale

Fútbol
Mbappé: "Mi mayor sueño sería ganar la Champions con el PSG"
AYER A LAS 14:19
Bale retornará a Madrid en julio, después de las vacaciones de las que disfrutará al concluir la Eurocopa. Los galeses tienen pie y medio en octavos y aspiran a igualar la plaza de semifinalistas que lograron en la pasada edición después de dejar en la cuneta a Bélgica, uno de los grandes favoritos entonces. En Madrid le espera Carlo Ancelotti el entrenador que más rendimiento le supo sacar y un técnico con que el Bale afirmó "sentirse feliz". Justo la misma expresión que utilizó para describir su estado de ánimo tras ganar a Turquía: "Absolutamente feliz".
El galés vivirá su última temporada como jugador del Real Madrid, por la cual cobrará 17 millones netos, y después se marchará dejando la impronta de un gran jugador que no triunfó porque no puso todo de su parte. Pero Ancelotti pretende recuperarle, salvo que Florentino decida mantenerlo lejos del Bernabéu para aligerar el pago de su pesado salario con alguna cesión a un club que esté dispuesto a pagar al menos la mitad de esos 17 millones.
Ancelotti piensa en él como un revulsivo importante en una plantilla acomodada que renovará recuperando a cedidos y con pocas caras nuevas (Alaba y probablemente Mbappé, si no se añade algún mediocampista). A Bale le atrae la idea de ponerse a las órdenes de Carletto y solo Florentino puede evitar el reencuentro de ambos. Pero antes de que eso ocurre, Bale, al que ayer los tabloides ingleses calificaban como 'El Renacido', quiere seguir siendo "absolutamente feliz" y recordando a todos que, como rezaba aquella controvertida bandera, sus prioridades son "Galesm golf, Real Madrid". Aunque Ancelotti intetará cambiar el orden.

v

Fuente de la imagen: Eurosport

Fútbol
Mbappé, Zouma y Lautaro Martínez, nombres del día
AYER A LAS 08:08
La Liga
Los martes de Elías Israel: 50 “kilazos” por Varane
27/07/2021 A LAS 07:50