Me dicen que las salidas de David Barrufet y Xavi Pascual en el balonmano vienen provocadas con un tema técnico (y una mala relación con Enric Masip) y también un tema económico. Eran contratos cuantiosos, fuera de mercado que el club no podía, ni quería asumir. Me decía la semana pasada un alto ejecutivo del club que no imaginaban una situación tan mala como la que se han encontrado. Y cada día que pasa, va a peor. Cada papel que se encuentra en un despacho es una mala noticia.
Laporta ha sido muy claro con la plantilla: el que quiera seguir, debe asumir que deberá renegociar su contrato. Los jugadores aprovecharon la cobardía de Bartomeu para pedir contratos fuera de mercado, sabiendo que el ex presidente no se negaría sabiendo que tenía los días contados en el club. Lo que se hizo en la última ola de renovaciones fue una vergüenza por parte de los altos ejecutivos del club. Intentaron comprar la complicidad del vestuario a base de millones y millones de euros en contratos, y los jugadores le pagaron a Bartomeu con el más absoluto de los desprecios, y con algún burofax preparado en alguno de los casos. Laporta no puede hacer más de lo que hace, advertir que no hay dinero y que solo hay dos opciones, o renegociar a la baja o coger la puerta de salida del club.
Se impacientan con Messi. Laporta quiere, desea y sueña con renovar al argentino, pero necesita una respuesta rápida. Toda la renovación deportiva del club se fundamenta en saber si Messi sigue o no en el club. La oferta ya está sobre la mesa, ha sido bien recibida por el clan de los Messi, pero de momento no hay respuesta. Y el drama sería que el Rosario apure y diga que no el último día. Con tacto, pero Laporta presiona en la medida de lo posible (sin llegar a cabrear) al clan de los Messi para que digan si o no. El club espera que esta semana Messi de una respuesta a la propuesta del club.
Fútbol
Messi aterriza en Barcelona con su vuelta al club todavía por confirmar
HACE 15 HORAS

Leo Messi, Joan Laporta

Fuente de la imagen: Getty Images

Memphis Depay culé. Y no es un tópico. Esto sí que viene perdiendo dinero. Tenía mejores ofertas económicas y de años procedentes de la premier, y pese a todo a mantenido su palabra a Koeman. Soñaba con ser culé, y lo será al menos durante las próximas dos temporadas. No es Neymar ni Mbappe, pero es un delantero interesante y necesario para una plantilla que viene de donde viene, de la casi nada. Con Depay, Antoine Griezmann (si no lo venden), Ousmane Dembelé (si no marea con la renovación y enfada a Laporta), Messi (si dice sí a la oferta de una santa vez) y Ansu Fati, que es el crack de futuro que debe explotar el año que viene una vez se recupere de su larguísima lesión, la zona ofensiva quedará cubierta.
Fiesta de la democracia. Es el tópico más leído cada vez que se celebra una asamblea de socios compromisarios, como ayer pasó en Barcelona. Y esta muy bien, pero es llegar al turno de ruegos y preguntas y uno se pregunta si es bueno o no dejar que cada uno opine y pregunte lo que quiera. Las preguntas de los baños del estadio en mal estado, el precio de los desplazamientos, las manos negras arbitrales, la calefacción, el precio de los bocadillos de butifarra en los Camp Nou y demás son agotadoras y cansinas. Laporta aprobó con nota la asamblea y no necesitó ni llevar a votación el tema de la SuperLiga. En las asambleas se vota lo que dice el que manda. O sea, que no valen para nada. Que las quiten.
PD: Y encima ahora hay motín en el equipo femenino. Piden la cabeza de Lluís Cortés. No tiene ningún sentido cargarse (por capricho) al entrenador que acaba de hacer historia. O le acusan de algo muy grave (que no parece) o es para que Joan Laporta agarre el toro por los cuernos y empiece a dar bajas a todas aquellas jugadoras que han pedido la cabeza del entrenador. ¿Pero de qué van? ¿Quienes se creen que son? Una cosa es que Messi tenga peso en las decisiones de club, y otra cosa es que por ganar una champions aquí todo el mundo cree que es Dios Messi. Laporta debe cortar esto de raíz. Las jugadoras a jugar, los entrenadores a entrenar y los presidentes a mandar. Nadie debe estar por encima del club…menos Messi por supuesto, que debería mandar más que el presidente.
La Liga
El Atlético se mueve esperando a Griezmann: Lacazzette, Rafa Mir...
AYER A LAS 15:24
La Liga
Los lunes de David Sánchez: La gran derrota de Laporta
26/07/2021 A LAS 12:04