¡Quién lo iba a decir! Un sobrino nieto de una leyenda del Real Madrid triunfa en el Atleti y en la Selección. Las variantes del fútbol han convertido a Marcos Llorente, en este tiempo de pandemia, en la gran revelación del balompié doméstico. El éxito de adelantar su posición en el campo lo ha colocado en un oasis de goles y juego. Hoy, Luis Enrique también lo aprovecha de lateral derecho.

Luis Enrique deja fuera de la Eurocopa a Sergio Ramos

Tiempo de preocupación en la Roja en los días previos al estreno en Sevilla. La burbuja que protege a los jugadores ha saltado por los aires y se vive con expectación los movimientos médicos de control. En la concentración, se respira calma e incredulidad por lo vivido, pero tampoco decae el ánimo. El joven grupo es consciente de la oportunidad que el seleccionador les ha dado. Entre ellos, destaca un madrileño de 26 años, nieto e hijo de futbolistas profesionales que hicieron el camino a la inversa. Un centrocampista posicional que, tras agarrarse a la libertad sobre el césped, ha demostrado ser un jugador bien diferente a los parámetros que lo acompañaron en su estreno en el profesionalismo. Pero no todo ha sido sobresaliente: Llorente estuvo tan marginado en la plantilla rojiblanca que preparó las maletas para viajar rumbo a Inglaterra.
Eurocopa 2020
La última vez que España salvó un 'matchball': Cuando Amor salvó a Clemente
HACE 7 HORAS
La decisión de Rodrigo Hernández de cambiar a Simeone por Guardiola agilizó a la dirigencia rojiblanca para encontrar un recambio de garantías. Los contactos eran anteriores a la salida del hoy jugador del City porque el mediocentro era del gusto de los que fichan en la entidad. Los dos cursos de Llorente con el Real Madrid habían sido poco destacados. Ni Zidane, ni Lopetegui se aprovecharon de su versatilidad, y sólo Solari aportó cierta luz a aquel presente. La decisión estaba tomada y la oferta del Atleti era bien recibida. Pero tampoco los inicios fueron óptimos en el Metropolitano. Tan raras pintaban las cosas que en el mercado de invierno, previo a la pandemia y a la suspensión del Fútbol, Marcos decidió dar su conformidad para volver a cambiar de aires. El Manchester United se había interesado y el jugador recibía con agrado la tentativa. El rol que ocupaba en la plantilla era ninguno y la inversión realizada merecía ser repuesta. Sin embargo, la propiedad evitó negociar porque se negó a que la apuesta resultara fallida con tan escaso margen de tiempo. Se solicitó al cuerpo técnico una vuelta de tuerca en la evolución del chico.
Simeone, que lo repudió como mediocentro tras no cumplir con el empeño táctico exigido, comenzó a ver que esa larga zancada, esa potencia desmedida y esa verticalidad asilvestrada podrían ser más aprovechables unos metros más arriba. Si se alargaba el campo y el jugador se ubicaba con más vuelo, sin la presión táctica de no perder la posición, el entrenador terminaba descubriendo a otro jugador de más utilidad para el equipo. Las pruebas realizadas en el campo de entrenamiento dieron paso a la arriesgada apuesta de Anfield. El futuro, tras Liverpool, presentó a un nuevo inquilino en la plantilla. El atrevimiento del Cholo, unido al vértigo de Llorente, provocó que las puertas de la Roja también se abrieran de par en par. Tras los primeros meses experimentales, donde el técnico argentino fortaleció el acierto, Marcos se convierte en un fijo, bien como segunda punta, o bien como volante por la derecha.
Aunque también se ha probado de lateral. Luis Enrique incluyó a Llorente como uno de los dos jugadores que se desenvuelven en la zona derecha de la defensa para el torneo de la Eurocopa. Descartando al habitual poseedor del puesto, Jesús Navas, el seleccionador coarta el éxito obtenido con Simeone. Si algo ha demostrado el jugador madrileño es que cuánto más cerca se mueve del área contraria, más tensión provoca en el adversario. Sin embargo, la profundidad que aporta es el arma que busca Luis Enrique para España, si bien romper al espacio desde tan lejos es menos frecuente al ubicarse tan lejos de la zona de influencia enemiga. Marcos, capital allí donde lo pongan, no levanta la voz. En poco más de un año ha pasado de meditar seriamente probar en el fútbol de otro país a ser titular indiscutible con el suyo. Un caso increíble.

Las razones que han llevado al Atlético a ganar LaLiga siete años después

Precisamente, la irrupción del rojiblanco en la elite se ha utilizado para arremeter contra Zidane, en otro punto de desencuentro entre presidente y entrenador. Los próximos a Florentino Pérez deslizan que el galo no tuvo paciencia con el canterano madridista y que despreció su crecimiento. Las raíces familiares con su tío abuelo Paco Gento, actual presidente de honor de la entidad, con su abuelo materno, el mítico Ramón Grosso, y con su padre y sus tíos, los hermanos Llorente Gento, es una daga que atraviesa el sentimiento madridista. Después del paso por el club de formación, destacar en el Atleti ha sido una metamorfosis tan fulgurante que ya no es ni de lejos el jugador que deambulaba vestido de blanco.
La razón es que Llorente verá recompensada su cambio y su rendimiento con una mejora contractual al vínculo que lo une al Atlético hasta junio de 2024. El club espera la salida de algunos de los jugadores con ficha alta para colocarlo en esa escala salarial. El Manchester United sigue pendiente del progreso, pero Marcos entiende que se encuentra en el lugar indicado para seguir mejorando y alcanzar durante los próximos años un periodo pleno de madurez. Sea de lateral, de volante o de segundo delantero, lo cierto es que el futbolista madrileño se ha convertido en un fijo para los técnicos. ¿Ha tocado techo? La regularidad nos responderá, pero en esfuerzo, dedicación y empeño pocos lo superan. El Atleti fichó a Marcos y hoy disfruta de Llorente. No es el mismo aunque suene igual.
Mercado de fichajes
Los miércoles de Antonio Sanz: La fuga de Trippier o cómo desactivar a Llorente
HACE 19 HORAS
Eurocopa 2020
Divorcio entre España y su afición: Más Azpilicuetas y menos Moratas
AYER A LAS 14:10