.En esas noches sin picante, los porteros viven duelos paralelos. Courtois anda pletórico. Y él, en su planeta, firmó un diez. Por qué. Porque dejo su portería a cero. Cero en contra. El éxtasis de un guardameta.
En el lenguaje de los porteros, ese es el dato que les saca una sonrisa cuando se quitan los guantes camino del vestuario. Y Courtois sujetó de nuevo al equipo.
Si uno lee los números del triunfo del Madrid (1-0), certifica el axioma que todo equipo con cara de campeón, cómo va teniendo el equipo de Ancelotti, basa su poderío en un portero y un nueve. Y de momento, el Madrid firma debajo de ese epígrafe con Courtois y Benzema.
La Liga
Courtois, el guardián de la portería del Madrid que no para de dar puntos
02/12/2021 A LAS 16:57
Uno de los grandes momentos diarios de los entrenamientos del Madrid es ver en directo trabajar a Courtois con el entrenador de porteros, Luis Llopis.
Llopis exprime a los porteros día a día con un sinfín de ejercicios que visualmente son un espectáculo. Es muy difícil que un portero de Llopis, si entrena bien, no sea un 8, un 9 o un 10 los días de partido.
Hay varios ejercicios de Llopis que son una delicia para potenciar la destreza de Courtois. Delante de una portería diminuta, potencia los reflejos con un carrusel combinado de balones arriba para sacar alternativamente con las manos, y estirando pies de inmediato en modo fútbol sala o balonmano.
Requiere máxima concentración y una elasticidad que para un biotipo como el de Courtois es necesario perfeccionar en busca de la excelencia.
Este miércoles estaba especialmente satisfecho de un balón a bocajarro que saca a Raúl García. En otras acciones de uno contra uno, él se hace gigante y nubla a los delanteros porque su presencia intimida y lo cierto es que es muy difícil sorprenderle.
Los entrenadores de porteros son decisivos en nuestro nuevo fútbol. Son una bendición para los grandes nombres. Debe dar mucha calma a los grandes técnicos saber que esa faceta del juego está controlada.
Llopis y su manual dan tranquilidad a Ancelotti. Por las manos de Llopis pasó Keylor Navas, a quien hizo más grande en el Levante antes de fichar por el Real Madrid.
Miembro entonces del equipo técnico de Joaquín Caparrós, ya trabajó bien además en el Athletic de Bilbao aumentando la exigencia entonces de dos chavales como Unai Simón, ahora indiscutible en la selección española, y de Àlex Remiro, ahora en la Real Sociedad. Con Remiro ha trabajado Llopis estos últimos años en la Real antes de volver a su nueva etapa en el Madrid por expreso deseo del club y de Ancelotti.
El juego con el pie sube la cotización de los porteros. Y Courtois también ha mejorado esa faceta. Sin olvidar que la motivación y estar en alerta son factores que dan gasolina y puntos a su equipo.
Frente al Athletic, y con una última acción en el último segundo al saque de un córner donde incluso subió a la desesperada Unai Simón, en el ares salió Courtois con un efecto grúa y con una mano despejó una bola que tenía mala pinta.
Hay días que resuelve Vinicius, otros Benzema, pero si tienes un portero bueno, que es un jugador más y es perfil Real Madrid, notable todos los días, las opiniones de conquistar un título son exponenciales.
Courtois en esa búsqueda de la perfección cumple con el guión de todo aquel que busca ser el mejor del mundo: nunca está satisfecho con un entrenamiento. Cada día es una nueva oportunidad para hacerlo mejor. Es su filosofía. Y de momento, es obvio que le va bien. Siempre con Llopis a su lado.
La Liga
Alerta en el Real Madrid por Courtois y Hazard tras el positivo de De Bruyne con su selección
19/11/2021 A LAS 14:08
Champions League
La nueva normalidad del fútbol español: Cada punto en Europa cuenta
15/09/2021 A LAS 21:49