La gran sorpresa del once del PSG en el último partido de la Ligue 1 no fue la inclusión de Mauro Icardi en el once, por mucho que el argentino cumpliera su parte reivindicándose con un doblete. La verdadera novedad se encontraba unos metros más atrás, donde Neymar ejercía su liderazgo ofensivo desde una ubicación novedosa como interior izquierdo. A su derecha, a la misma altura, Draxler; a su izquierda, Mbappé; por delante, Icardi y Paredes guardándole las espaldas.

Aunque los goles los puso Icardi y las asistencias llevaron el sello de Mbappé, el repertorio de lujos que dejó Neymar en la medular fue soberbio, jugando y haciendo jugar a sus compañeros. Con esa nueva posición, el juego era por y para él, y eso lo notó el PSG, aunque el resultado no fuera una goleada, lo presumible dadas las diferencias existentes en la liga francesa.

Fútbol
Última hora del fútbol | Xavi y Cazorla conquistan la Copa de Catar
05/10/2020 A LAS 17:35

Tras el partido, Thomas Tuchel comentó la novedosa posición en la que se desempeñó Neymar: "Ha hecho muchos esfuerzos defensivos. Quiero que juegue como un número 10 y ha jugado mucho como un número 8. Ha hecho un gran partido en general". El alemán dio a entender que en su nueva versión como centrocampista ha habido un punto de autogestión por parte de la estrella del PSG antes de que fuera apagándose hacia el final del partido a causa de los golpes recibidos, otro clásico en Francia.

https://i.eurosport.com/2020/09/28/2896681.jpg

Son pocos los que apuestan por la continuidad de Thomas Tuchel al término de la próxima temporada. La final de la última Champions League pareció darle el crédito suficiente para que Nasser al-Khelaifi le permita terminar su contrato, por lo que Tuchel sabe que está ante su última oportunidad de dejar un legado importante en París. Esa última bala del técnico alemán puede ser la evolución de Neymar para que, por fin, tome el relevo de Messi y Ronaldo en el Olimpo futbolístico. Para lograrlo, parece claro que sus versiones como extremo o como punta deben quedar atrás para ganar aún más influencia en la mediapunta y en la sala de máquinas.

En la frase que osciló entre el aviso y el lamento, "quiero que juegue como un número 10", se esconde la verdadera voluntad de Tuchel para los próximos meses: hacer que Neymar acceda al siguiente nivel y se convierta en el futbolista definitivo. En la final a ocho europea en Lisboa ya se atisbó un Neymar con ganas de dejar huella tras superar su lesión, pero su falta de gol le restó un punto de brillo. Con la cicatriz de la final perdida ante el Bayern aún fresca, el brasileño tiene por delante el panorama ideal para coronarse definitivamente en París y despejar todas las dudas que aún puedan quedar sobre él. Su recital como interior es sólo un aperitivo del dominio que puede mostrar de aquí en adelante.

Paris Saint-Germain's Argentinian forward Mauro Icardi (L) celebrates with Paris Saint-Germain's Brazilian forward Neymar after scoring a goal during the French L1 football match between Stade de Reims (SR) and Paris Saint-Germain (PSG) on September 27, 2

Fuente de la imagen: Getty Images

La nueva temporada ha arrancado a trompicones para el PSG, con muchas bajas tras un aluvión de positivos por COVID-19, varios partidos aplazados para ponerse al día en la Ligue 1 y la amenaza de una sanción a Neymar por el conflictivo Le Classique y sus encontronazos con Álvaro. Después de confirmarse que no tendrá que afrontar sanción alguna, Thomas Tuchel seguirá teniendo claro cuál es su mejor arma antes de abandonar París, y dependerá del '10' reconvertido en '8' saber cómo dejarse guiar sin renunciar a esa maravillosa iniciativa personal que lo destaca como un jugador único. Sólo queda confiar en que, por una vez, ni sus lesiones ni sus quehaceres extradeportivos intoxiquen la actualidad del heredero natural del jogo bonito.

Fútbol
James, sobre si volvería al Real Madrid: "Ya nadie me quiere ahí"
AYER A LAS 16:25
Mercado de fichajes
Mbappé se aleja del PSG, pero Neymar renovará
AYER A LAS 12:00