Tras la consecución del último Mundialito por parte del Barça de Pep Guardiola, el techo del éxito culé sigue sin tener fin. Y es que además de los títulos colectivos e individuales, el conjunto azulgrana sabe cuál es la estrategia a seguir a la hora de parar a las posibles amenazas rivales.
El último en sufrir el perfecto funcionamiento de la maquinaria azulgrana fue el brasileño Neymar, jugador que está llamado a marcar el futuro del fútbol mundial y que quedó totalmente eclipsado ante la velocidad apabullante del juego del Barça. Apenas unas pocas apariciones son las que el joven jugador puedo disfrutar en algunos intentos al contragolpe, y tal fue el dominio culé que Neymar tuvo que admitir la superioridad culé sin miramientos. "Hemos aprendido a jugar al fútbol", dijo nada más terminar el encuentro.
Para llegar al Mundialito de Clubes que se disputó en Japón, el Barça tuvo que deshacerse del Manchester United en la pasada edición de la Champions League, algo que hizo con extrema solvencia al concretar un 3-1 final que no dio opciones al conjunto inglés. El mejor jugador del Manchester, Wayne Rooney, fue testigo de cómo el Barça de Pep sabía apagar todos sus puntos fuertes, aunque sí es cierto que durante unos instantes Rooney supo meter el miedo en el cuerpo con un gol que suponía el 1-1 en el estadio de Wembley.
Fútbol
El Barça nunca gana tras el Mundialito
20/12/2011 A LAS 14:50
Una víctima reiterada
Pero si hay un jugador que ha sufrido en numerosas ocasiones el ostracismo ante el equipo culé ha sido el madridista Cristiano Ronaldo. El portugués ha deslucido en varios de los partidos que ha disputado ante el Barça, provocando su actuación en el último Clásico los silbidos del mismísimo estadio Santiago Bernabéu. En favor de CR7, eso sí, cabe señalar que un tanto suyo ante el equipo de Guardiola valió para darle la Copa del Rey al Real Madrid.
Como Cristiano Ronaldo en la Supercopa de España, uno de los hombres destacados del Oporto, Hulk, se vio perdido entre las piernas de hombres vestidos de azulgrana, que mostraron una gran superioridad para llevarse el encuentro con un cómodo 2-0. Otros como Llorente, el jugador insignia del Athletic Club, también sufrieron la impotencia de disputar una final ante un Barça que sabe hacer muy bien los deberes para tapar las principales amenazas de los equipos rivales. Neymar fue el último, pero la ambición culé ya hace pensar en el quién será el próximo.
La Liga
Alves responde con dureza a Mourinho
20/12/2011 A LAS 14:02
Fútbol
Del Bosque vuelve a alabar a Guardiola
20/12/2011 A LAS 12:21