Decía Óscar De Marcos al finalizar el partido que, incluso en la derrota, el Athletic Club también es un club diferente. Una filosofía única que día a día crece con gestos de deportividad como los de este domingo. Los leones pelean hasta la extenuación durante todo el partido, y ganen o pierdan, muestran un inmenso respeto por sus rivales y por el fútbol. La representación es su capitán, Iker Muniain. Sonriente cuando recibió el trofeo de subcampeón, esperando hasta que Marcelo alzó al cielo de Riad el título y aplaudiendo como el primero a los campeones, y junto a él, el resto del equipo.

La lección de deportividad de Iñaki Williams a su hermano pequeño Nico

La Liga
Laporta señala la dificultad para fichar: "No tenemos complicidad ni apoyo por parte de LaLiga"
HACE 24 MINUTOS
Cuando César Soto Grande pitó el final del partido, el Real Madrid se proclamó campeón de la Supercopa. Varios de los jugadores del Athletic Club se mostraron abatidos, especialmente los más jóvenes. Uno de los que más expresaba esa tristeza fue Nico Williams, el héroe del partido ante el Barcelona. A sus 19 años, era la primera final para el pequeño de los Williams, que volvió a cuajar un buen partido.
La imagen de los dos hermanos celebrando el pase a al final junto a su madre, al otro lado de la valla, representa la pureza del fútbol y la superación. Pero tras perder la final, los hermanos Williams han vuelto a ser protagonistas tras otra preciosa lección de deportividad.

Madre Williams

Fuente de la imagen: EFE

Nico Williams subió cabizbajo al palco de autoridades, donde saludo a los presidentes y personalidades allí presentes. A lo lejos, un Iñaki Williams que no quitaba ojo a su hermano pequeño. Tras recibir la medalla de subcampeón, Nico Williams inmediatamente se la retiró del cuello. Su hermano mayor le llamó desde la distancia, haciéndole un gesto de que debía ponerse de nuevo el obsequio de subcampeón. Como buen hermano pequeño, Nico siguió el ejemplo de su hermano mayor, y rápidamente volvió a colgarse la medalla al cuello. Una medalla que tal vez no le alegrase demasiado en este instante, pero a la que seguro dará valor en el futuro. Tras ese aprendizaje que está dando la vuelta al mundo, Nico Williams, con su medalla al cuello, se quedó al igual que el resto de sus compañeros, a aplaudir y presenciar deportivamente el momento en el que Marcelo levantó para el Real Madrid el título de la Supercopa.
Fútbol
Los miércoles de Antonio Sanz: Joao Félix y diez más
HACE UNA HORA
Fútbol
Benzema no lo oculta: "Me ha sorprendido la decisión de Mbappé, como a todos"
HACE 7 HORAS