Durante el descanso del partido, cuando River perdía por 0-1 ante Belgrano, varios hombres se dirigieron hacia Sergio Pezzotta, el árbitro del partido, para amenazarle de muerte si no ayudaba a su equipo a ganar el partido. En connivencia con la directiva de los millonarios, miembros de la barra brava del club le dijeron literalmente: “Si no nos cobrás un penal, no salís vivo”, según declaró el propio Pezzotta a la policía.

Unas declaraciones de uno de los asistentes levantaron las sospechas de la policía, que viendo que Pezzotta no quería declarar, decidieron actuar de oficio y comenzar la búsqueda de pruebas.

Primera A
River Plate ficha un nuevo Luis Aragonés
28/06/2011 A LAS 19:28

Consentimiento del club

Según el diario Olé, estas actuaciones de los radicales de River contaban con el consentimiento de la directiva del club y las fuerzas de seguridad presentes en las instalaciones, que dejaron solo al árbitro cuando su obligación es custodiarle hasta que salga al campo para evitar situaciones como las que vivieron en esta ocasión. La publicación apunta que un testigo escuchó decir al secretario del club, Daniel Bravo, decir por teléfono: “Háganlo ahora, pero háganlo rápido”.

Un castigo ejemplar

Más allá de las posibles consecuencias penales para los que amenazaron a Pezzotta, el club puede ver muy comprometido su futuro deportivo, pues la complicidad entre los violentos y los clubes se pagan muy caras en Argentina. Y existe un precedente. A Chicago le arrebataron 18 al comprobarse la connivencia barra-dirigencia.

Pero además, River podría tener que jugar otros 20 partidos fuera de su estadio. El total podría ser de 24 puntos de penalización y 40 partidos sin poder pisar El Monumental.

Primera A
El descenso de River a la B provoca el caos
26/06/2011 A LAS 20:12
Primera A
Sanción ejemplar al Monumental: 20 partidos
28/06/2011 A LAS 20:58