Los goles de un canterano, Álvaro Morata, están sacando de más de un apuro a Carlo Ancelotti. Y los goles de otro canterano mucho más desconocido que el actual delantero centro del Real Madrid también salvaron la cabeza de Vicente Del Bosque en sus primeros partidos como entrenador blanco en el cada vez más lejano año 1999.
El salmantino sustituyó de forma interina a John Benjamin Toshack y de repente se encontró con una plaga de lesiones que mermaron a su equipo. Aquel Real Madrid de Anelka, Karembeu, Morientes y en el que recientemente había debutado Iker Casillas, caminaba a la estela del Deportivo de la Coruña, entonces líder de la Liga, y sobrevivía de forma notable en sus partidos de Champions League.
Ya en enero de 2000, un mediapunta del filial que apenas jugaba en el Real Madrid ‘B’ acudió al rescate del Madrid y de Vicente Del Bosque en el estadio José Zorrilla de Valladolid. Su nombre era José Manuel Meca García. El murciano se encontró un balón en la frontal del área y de un tiro cruzado batió a César Sánchez para dar tres puntos a su equipo que significaron también la primera victoria a domicilio del año.
Ligue 1
¡Nueva vergüenza en Francia! Los ultras del Lens invadieron el campo
HACE 22 MINUTOS
En aquellos días de lesiones y quebraderos de cabeza para el entrenador salmantino, esa repentina irrupción de canteranos en el primer equipo también se vio marcada por la de un joven delantero argentino que igual que Meca, también sacó de más de un apuro a Del Bosque en forma de goles.
Se llamaba Rolando Zárate y jugó y marcó en las tres competiciones, ayudando a ganar puntos importantes a un Real Madrid que posteriormente se proclamó campeón de Europa pero que con la recuperación de sus principales delanteros fueron cayendo de las listas de Del Bosque y en un irremediable olvido para la afición madridista.
Meca se marchó a jugar a Segunda con un Elche en el que por dos temporadas fue su mejor jugador dejando grandes goles y poniendo al equipo alicantino a los pies de un ascenso. No continuó allí y fichó por el Racing de Ferrol, siendo uno de los líderes del ascenso del equipo gallego. Pero a partir de ahí comenzó un calvario en forma de lesiones y fue pasando por diversos equipos de Segunda B como Jaén, Lanzarote y Gramanet. Sus últimas patadas al balón las dio en equipos de su tierra, Atlético Ciudad, Lorca y Águilas, su pueblo. Allí jugó su último partido en noviembre de 2012.

Meca, canterano del Real Madrid

Fuente de la imagen: Imago

La vida futbolística de este canterano se reduce ahora a ver jugar a sus hermanos en el Atlético Pulpileño y a jugar esporádicamente con los veteranos del Real Madrid.
Hermanos goleadores
Una carrera decreciente también llevó Rolando Zárate, que en aquel año 2000 estaba en el Castilla en calidad de cedido por Vélez y de allí se fue al Murcia, luego al Ciudad de Murcia y dejó la categoría de plata para ser un auténtico trotamundos del fútbol. Livingston (Escocia), Al Ittihad (Arabia Saudí), Tigres y Monterrey (México), Barcelona (Ecuador) y ya un declive de su carrera en diversos clubes argentinos, Vélez, Huracán y Defensa y Justicia, donde se retiró en 2012.
Los goles y la estrella del argentino fueron apagándose lentamente aunque podrá contar a sus hijos y nietos que, al menos, fue internacional con la absoluta de Argentina en el año 2005.
Las carreras de Meca y Zárate son tan paralelas, que lo único que les queda en este deporte es ver a sus hermanos jugar. El único de esta saga que sigue en activo en un club de primer nivel es Mauro, quien tras pasar por el Lazio y el Birmingham regresó a su Vélez Sarsfield para seguir goleando y seguir luciendo este apellido que al menos tuvo un breve momento de gloria en el Real Madrid.
Fútbol
Resumen del Atlético de Madrid-Athletic: Partido frío con final caliente (0-0)
HACE UNA HORA
La Liga
😠 Empate entre Atlético y Athletic en un partido que terminó muy caliente (0-0)
HACE 2 HORAS