AFP

Batalla campal en las gradas del Arena Joinville

Batalla campal con heridos graves
Por Eurosport

El 08/12/2013 a las 20:42Actualizado El 08/12/2013 a las 23:03

El partido de la última jornada del Brasileirao entre el Atlético Paranaense y el Vasco da Gama (5-1) fue interrumpido al iniciarse una batalla campal entre los aficionados más radicales en las gradas del estadio Arena Joinville de Santa Caterina. Estos hechos se producen tan solo dos días después de que se sorteara la fase de grupos del Mundial 2014.

En un encuentro que estaba marcado por la trascendencia deportiva en la que el Vasco de Gama se jugaba su permanencia en el Brasileirao (y que no logró al perder finalmente por 5-1), la noticia acabó estando en las gradas, donde aficionados del Atlético Paranaense y Vasco da Gama se enzarzaron en una batalla monumental entre cientos de personas.

Batalla campal entre aficionados del Atlético Paranaense y Vasco Da Gama

Batalla campal entre aficionados del Atlético Paranaense y Vasco Da GamaEFE

El propio presidente del Vasco da Gama, el mítico exjugador del Barcelona Roberto Dinamita, mostró su descontento por la decisión tomada por el árbitro de reanudar el partido: "No queremos que se siga jugando. No hablamos de descenso, hablamos de vidas. No hay policía suficiente pero la decisión la toma el colegiado y no puedo hacer nada, aunque pueda seguir habiendo violencia, pues se están pegando entre ellos los aficionados del Paranaense".

El encuentro, pese a la tragedia en las gradas, se reanudó una hora más tarde con mayor control policial y por decisión también del árbitro de la contienda. El Paranaense ganaba 1-0 antes de la suspensión y luego goleó a placer hasta el 5-1 final que certifica el descenso a Segunda del histórico Vasco da Gama.

El propio médico del estadio, José Eduardo Días, confirmó que habían sido evacuados (aterrizó un helicóptero militar medicalizado sobre el terreno de juego) hasta el hospital de San José tres heridos graves: Estevão Viana, William Batista e Diogo da Costa. todos ellos aficionados del Atlético Paranaense.

Este suceso supone un nuevo golpe para la imagen del país brasileño varias semanas después del fallecimiento de dos trabajadores en el Arena de Sao Paulo y apenas dos días después de que tuviese lugar el sorteo del Mundial. Además, el hecho se produjo en el estadio Santa Caterina, situado a 130 kilómetros de la ciudad de Coritiba, lugar en el que España jugará ante Australia en el tercer partido de la fase de grupos, el próximo 23 de junio.

0
0