Pese a que Real Madrid y Barcelona se han medido en siete ediciones de la Supercopa -esta será la primera ocasión que lo hagan desde que se instauró el nuevo formato con cuatro equipos-, es difícil no recordar el doble enfrentamiento de los años 2011 y 2012. Con Jose Mourinho en el banquillo madridista y un título para cada equipo, la disputa de este torneo sobrepasó lo puramente futbolístico para convertirse en una lucha encarnizada contra el eterno rival.

[SIGUE EL MINUTO A MINUTO DE LA SUPERCOPA DE ESPAÑA]

En el año 2011, el Barcelona llegaba al torneo como campeón de Liga y el Real Madrid como ganador del título de Copa. Azulgranas y madridistas habían protagonizado el curso anterior un carrusel de cuatro encuentros en apenas una semana que se saldó con la final copera para los blancos, la clasificación para las final de la Champions en Wembley para los catalanes y unas tablas en Liga que acercaban al título a los de Guardiola. En aquel intenso periodo de tiempo se fue forjando una rivalidad mayor aún de lo que la historia había ido escribiendo durante décadas.
Premier League
Guardiola bromea sobre la remontada al Aston Villa: "Llamé al Real Madrid y me dieron consejo"
AYER A LAS 09:10
El Real Madrid, con Jose Mourinho como referente desde el banquillo, se afanaba en acabar con la hegemonía del Barcelona de Pep Guardiola, vencedor de dos Champions y el histórico 'triplete'. Para ello, había elevado el listón de la intensidad al máximo en un estilo de juego que chocaba frontalmente con el refinado juego de toque propuesto por los barcelonistas. Aquella propuesta había provocado incluso una fractura en la columna vertebral de la Selección, compuesta entonces en su gran mayoría por futbolistas de uno y otro equipo.

El dedo en el ojo

Tras un vibrante empatre a dos goles en el Santiago Bernabéu, la final se decidiría en el partido de vuelta en el Camp Nou. En la Ciudad Condal, un tanto de Benzema en el 81' parecía mandar a la prórroga la eliminatoria, pero Messi desigualaría a dos del final en la antesala de una de las tánganas más inolvidables de la historia reciente del fútbol español. Una dura entrada sobre un debutante Cesc terminaba con tres expulsados -Villa, Marcelo y Özil- y con Jose Mourinho metiendo un dedo en el ojo al malogrado Tito Vilanova, entonces asistente de Guardiola.

Mourinho le mete el dedo en el ojo a Tito Vilanova

Fuente de la imagen: Eurosport

La provocación de Rosell: Ganamos viniendo de la playa

Los ecos de aquel bronco partido en Barcelona en verano duraron varios días, hasta bien empezada LaLiga. El entonces presidente Sandro Rosell sacó pecho asegurando ante los peñistas que disfrutaran de ese título “que nos costó mucho ganar, sin apenas preparación, vencimos a un equipo que se había preparado muy bien para este torneo. Les ganamos viniendo prácticamente de la playa”.
Además, el mandatario catalán tampoco quiso continuar la guerra fuera de los terrenos de juego tras la agresión de Mourinho a Vilanova. El malogrado entrenador fue quien pidió al club que no denunciara al portugués.
Un año más tarde, Jose Mourinho y el Real Madrid pudieron tomarse la revancha en la que sería última temporada del luso a las órdenes de la nave blanca. El conjunto de Chamartín venía de ganar la histórica Liga de los 100 puntos y se enfrentaba a un Barcelona campeón en Copa. Aun con menos cortocircuitos que el curso anterior, saltaron chispas tanto en el partido de ida en el Camp Nou como en la vuelta en la capital.
En el primer encuentro, el Barça pudo golear y acabó cediendo un 3-2 tras un grosero error de Víctor Valdés. Una semana más tarde, el Real Madrid aprovecharía aquel regalo para derrotar por 2-1 a su rival, que jugó con 10 por expulsión de Adriano antes de la media hora. Aquella temporada supuso la transición en el banquillo culé de Pep Guardiola a Tito VIlanova, dejando éste último una icónica imagen al inicio del primer encuentro al reencontrarse y saludar amistosamente a Mouinho, su particular 'agresor' un año antes.

Mourinho y Tito Vilanova se saludan durante un partido de la Supercopa

Fuente de la imagen: EFE

Fútbol
Los viernes de Iván Castelló: El Atlético ya es el Millwall del fútbol español
12/05/2022 A LAS 18:10
Mercado de fichajes
La revolución de Xavi, el deseo de Marcelo y la salida que provoca Haaland, nombres del día
12/05/2022 A LAS 07:49