La medalla de plata tras un intenso final de concurso fue para la la bielorrusa Inna Zhukova, que mejora así el séptimo puesto de Atenas. Por su parte, la ucraniana Anna Bessonova, campeona del mundo, repite el bronce logrado hace cuatro años.
El punto y final
Almudena Cid echó al cierre a su carrera deportiva con el octavo puesto logrado en el tapiz de la Universidad de la Tecnología de Pekín, donde evidenció que permanece como única luz de la gimnasia rítmica española, especialmente tras el batacazo que sufrió la competición por equipos. Los veintiocho años de la vitoriana, la más veterana de todo el torneo, han supuesto, hasta ahora, la baza más solvente en este torneo. Poco se adivina por detrás.
Pekín 2008
El COI no se fía de la edad de He Kexin
22/08/2008 A LAS 00:00
Cid ha dicho adiós en su carrera dejando brillo en cada uno de los eventos por los que ha transitado. Especialmente en los Juegos Olímpicos, donde la gimnasia rítmica adquiere una proyección mayor. La atleta de Vitoria ha participado en las cuatro últimas ediciones. Atlanta 1996, Sydney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008.
La gimnasta retomó el testigo que dejó Carolina Pascual, plata en Barcelona 92 y mantuvo en la final a la representación española. No llegó a obtener la recompensa de la alicantina, pero compitió en cada final de cada una de las ediciones.
Nadie parece asomar ahora, cuando Almudena Cid ha decidido echar el cierre definitivo a su carrera deportiva. Ni se advierten movimientos excesivos de cara al próximo ciclo olímpico.
El octavo puesto obtenido alivia el borrón provocado por la modalidad de conjuntos. Acumula cuatro finales olímpicas. Un hecho sin precedentes en la historia de este deporte. Firmó el último mientras el quinteto español se lamentaba de un notable fracaso. La mala actuación en el ejercicio combinado de aros y mazas echó al traste las perspectivas de las españolas, que tenían asegurado su puesto en la final, con el séptimo lugar conseguido en la primera jornada de clasificación.
Las juezas no pasaron por alto los errores del ejercicio español, que había puesto sobre el tapiz a Bárbara González, Lara González, Isabel Pagan, Ana María Peláez y Verónica Ruiz. Conjunto que completa Elisabeth Salom.
Fue un retroceso mayúsculo en la gimnasia rítmica española. Todo ha ido a peor desde Atlanta 1996, cuando fue campeona olímpica. Después, cayó al décimo lugar en Sydney 2000 y mejoró en Atenas 2004, cuando finalizó séptima.
España hablaba de final y soñaba con uno de los cinco primeros lugares a su llegada a Pekín, donde no pudo vislumbrar un evidente crecimiento y terminó undécima, en el penúltimo puesto.
Pekín 2008
Tres países superan a Rusia y España es séptima
21/08/2008 A LAS 14:33
Pekín 2008
Oro para Kai Zou en barra
19/08/2008 A LAS 14:13