Ortega, a sus 28 años, está en uno de los mejores momentos deportivos de su trayectoria profesional. Nacionalizado español en septiembre de 2015, el atleta nacido en Artemisa aspira a disputar en Tokio sus terceros Juegos. En los primeros, en Londres 2012, fue sexto en 110 metros vallas representando a Cuba, y en Río 2016 fue subcampeón, ya con la bandera española.
"Soy muy ambicioso. Eso es lo más bonito que te transmite el atletismo. Tengo una medalla de plata en unos Juegos y ahora, ¿por qué no una de oro?. Los Juegos son el mejor evento del mundo y ya estar en la villa rodeada de otros deportistas es algo muy bonito. Con una medalla son más bonitos todavía, ya sea otra plata o también bronce", dijo Ortega.
Orlando Ortega culminó en el último Campeonato de España de Orense un doblete sin precedentes en el atletismo español bajo techo al ganar la final de 60 metros lisos un día después de haberlo hecho en su especialidad, los 60 con vallas.
Tokio 2020
Todos los deportistas españoles clasificados para Tokio 2020
HACE 17 HORAS

Orlando Ortega, tercero en Lievin, donde Martinot-Lagarde logró la mejor marca del año

"Ha sido impresionante. No me creo que haya logrado este hito histórico", confesó el atleta cubano nacionalizado español, que no renuncia a competir también en los 200 metros lisos sin descuidar los 110 metros vallas.
"Es el segundo evento que más me gusta del atletismo después de los 100 metros vallas. Quiero intentarlo, no ir a competir. Hay que hacer la marca mínima de 20.24 primero y luego ver el ránking mundial. Si sale quiero hacer dos competencias mínimo de 200 metros antes de los Juegos", declaró.
El coronavirus, una enfermedad que ya se ha detectado en numerosos países del mundo, incluidos Japón, China y Corea del Sur, es la principal amenaza para que no se puedan disputar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

Juegos Olímpicos Tokio 2020: Calendario y horarios

"No creo que se vayan a cancelar los Juegos, creo que se van a hacer. Posponer tampoco creo que se pueda hacer porque interrumpiría el ciclo. Tengo fe en que lo hagan pero si no puede ser sería una faena. Preparar cuatro años los Juegos y que lo cancelen sería triste", confesó.
Ortega participó junto a la velocista paralímpica Adiaratou Iglesias, subcampeona del mundo en 100 metros de la categoría T12 de discapacitados visuales, en los Diálogos Paralímpicos organizados por Servimedia y abogó por la posibilidad de que ambos Juegos puedan ser celebrados juntos en el futuro.
"Sería una cosa muy bonita celebrar Juegos Olímpicos y Paralímpicos a la vez. El atletismo es un deporte que puede ser unificado y a mi me encantaría ver en una jornada de mañana a deportistas paralímpicos y por la tarde, por ejemplo, a los olímpicos", señaló.
Ortega recordó sus inicios en el atletismo en Cuba y cómo llegó a España, dónde está desarrollando su etapa de madurez profesional.
"Tuve una niñez traviesa. Antes de hacer atletismo, con apenas 7-8 años, practicaba boxeo y taekwondo, pero a raíz de la influencia de mi abuela y de mi padre, que fue mi primer entrenador, empecé en el atletismo a partir de los doce años", manifestó.
"Hacer velocidad fue algo que no me esperaba. En Cuba hacía lo que se llamaba eventos múltiples, saltos y carreras largas. Constaba de varias pruebas y en las vallas, en las que otros muchachos se paraban, yo al verlas las saltaba", recordó.
Juegos Olímpicos 2020: Estos son los españoles clasificados para Tokio 2020
La Federación Cubana de Atletismo permite hacer concentraciones en Guadalajara. Por ese acuerdo, en 2011, viajó por primera vez a España y dos años después se quedó.
"En la vida suceden cosas que uno no se espera y en 2013, con la Federación Cubana, hubo cosas que no siempre hay que recordar. Allí si cambias de escuela tienes que entrenar con el entrenador de la escuela, no llevarte el tuyo. En mi caso, dos años después, en 2015, vino mi padre", comentó.
Con su padre la relación profesional terminó en 2019 después del Campeonato de Europa. "Tenía que regresar a Cuba y yo no puedo regresar por problemas externos, diría que políticos".
"En Cuba existen leyes para los atletas cubanos que salen ilegalmente, como dicen ellos, por las que no pueden volver en ocho años. Yo llevo seis años, pero con la tecnología que tenemos he podido ver y comunicarme con mis familiares", confesó.
En 2019, el último año con su padre de entrenador durante una parte de la temporada, Orlando logró la medalla de bronce en el Mundial de Doha (Catar). Lo hizo tras acabar quinto la final al ser obstaculizado en su carrera por Omar McLeod. Tras las pertinentes reclamaciones, el jurado de apelación de la IAAF le concedió la medalla de bronce.
"Fue una de las temporadas más bonitas de mi carrera. Me veía capacitado para luchar por el oro, pero son cosas que pasan. Los 110 metros vallas son un evento muy difícil. No solo depende de ti, sino de otras cosas a tu alrededor. Me veía para ganar el Mundial y si no hubiese ocurrido ese incidente hubiera quedado plata, como mínimo", concluyó.
Tokio 2020
PODCAST 'Planeta olímpico' | El dos sin timonel se saca la espina en Tokio
AYER A LAS 15:16
Tokio 2020
Tokio permitirá hasta 10.000 espectadores en los estadios excepto si hay repunte de contagios
AYER A LAS 12:19