Barcelona, 14 diciembre.- El recurso es contra la decisión de la asamblea de la FIRS del pasado 26 de noviembre, no sólo por no aceptar a la Catalana en su seno, sino por conculcar derecho básicos y algunos de la misma reglamentación de la FIRS, ya que se impidió a los representantes de Cataluña expresarse en un foro cuando, inicialmente, les asistía el derecho.
La Catalana defendía su derecho a tener voz en la asamblea de la FIRS a partir de que el día anterior (25 de noviembre) el secretario general de la Federación Internacional de Patinaje (FIRS), el italiano Roberto Marotta, aceptó un acta de apelación presentada contra la decisión del comité central de sacar del orden del día de la asamblea la votación para la admisión o no de esta federación en el órgano internacional.
Hoy era el último día de plazo que tenía la Catalana para elevar el recurso ante el TAS, el cual está fundamentado en tres aspectos: que se incluya a la FCP en el seno de la FIRS; que en el caso de que no sea así, que se dé la opción a la catalana de hablar y defenderse en la asamblea de la FIRS con voto secreto para los asistentes; y en tercer lugar, solicitar daños y perjuicios, aunque en este aspecto no se ha cuantificado la cantidad.
Patinaje Sobre Ruedas
La meta más accidentada del año
17/12/2013 A LAS 16:34
El TAS decidirá el caso en un plazo de entre seis y ocho meses, tras los cuales habrá un acuerdo en firme y que, por lo tanto, no podrá ser ya recurrido en el ámbito deportivo. La crisis entre la Federación Catalana, la FIRS, la Federación Española y el Consejo Superior de Deportes (CSD) arranca del acuerdo provisional del comité central de la Internacional en marzo en la ciudad estadounidense de Miami.
En aquel escenario, la Federación Catalana consiguió el reconocimiento provisional como miembro de la FIRS, acuerdo que debía ser ratificado en noviembre, esta vez en la ciudad californiana de Fresno. No obstante, en Fresno los acontecimientos se desarrollaron con un guión que originó un caos y una sucesión de malentendidos. Primero, el comité central debía revisar un recurso presentado por la Española, pero finalmente no aconteció así.
Posteriormente, este mismo órgano de la FIRS aceptó un recurso de la Catalana a la votación contraria de los miembros del comité central. Al día siguiente, la asamblea votó contra la Federación Catalana, pero la FCP no pudo ejercer su derecho a expresarse, inicialmente reconocido al ser aceptado una acta de apelación. Los representantes de la Catalana finalmente no pudieron hablar ante los miembros de la asamblea.
La consecuencia de aquellos hechos caóticos ha propiciado que la Catalana haya presentado hoy un recurso ante el TAS en el que pide, en primera instancia, ser admitida directamente en la FIRS después de que así lo decidiese el comité central en Miami.
En el caso de que el TAS no atienda esta petición, en segunda instancia la Catalana solicita que vuelva a tener voz (no voto) en la próxima asamblea de la FIRS, en la que se debería tratar su inclusión. Basiana explicó que no han solicitado ninguna medida cautelar, con la finalidad de continuar siendo miembro provisional hasta esperar la resolución del TAS.
Finalmente, la Catalana solicita daños y perjuicios, un aspecto que podría ser definitivo para la viabilidad de la FIRS en el caso de que le sea reconocido este derecho a la FCP. La FIRS, con un presupuesto ligeramente superior a los 100.000 euros anuales, podría entrar en quiebra si el TAS dicta un acuerdo favorable a la FCP.
El letrado belga Jean Louis Dupont es el encargado de defender los derechos de la Catalana en Lausana (Suiza), sede del TAS, donde hoy ha presentado él mismo el recurso contra la decisión de la asamblea de la FIRS.