Renault, con el Megane, y Peugeot, con el 307, fueron los pioneros, pero el resto de marcas "generalistas" no han tardado en subirse al carro del coupé cabrio de cuatro plazas con techo rígido escamoteable. Opel ha dado en la diana con un coche muy equilibrado, con un excelente compromiso entre coupé y compacto gracias a un chasis, un bastidor y unas suspensiones que han dado de lleno en la diana.
Tienes un Astra Twin Top desde 23.000 euros con un motor gasolina de 105 caballos, o sea que el precio no es excusa para lucir palmito cuando la temperatura es benigna. La variedad de motores es increíble en gasolina, hasta con cuatro propulsores de 105, 140, 170 y 200 caballos. En diesel sólo está la de 150 caballos, pero es tan equilibrada, con su caja de cambios de seis velocidades, que casi es impensable en un propulsor distinto a este.
Pruebas
Peugeot 207: Amor a primera vista
05/08/2006 A LAS 10:35
La versión probada es precisamente la de gasoil, y pocas pegas se le pueden poner, sobre todo en cuanto a mecánica, a un motor silencioso y noble que entrega su potencia de manera lineal y sin estridencias, quizá algo perezoso cuesta arriba y con las cuatro plazas en uso, pero fuera de este caso extremo, su fiabilidad y uso agradable hacen que sin duda aconsejemos esta versión como la más apropiada, sobre todo viendo que después de casi 3.000 kilómetros el ordenador de a bordo nos dice que hemos consumido una media de 5,6 litros a los cien. Si este argumento no te ha terminado de convencer... deja de leer.
En cuanto al diseño exterior, las buenas palabras siguen siendo las dominantes. La solución de la zaga, siempre problemática en este tipo de coches, es apurada con acierto aquí por el departamento de diseño de la marca alemana. La delantera es fiel a la imagen de la casa y de perfil... de perfil es precioso. Con el techo puesto es un coupé absolutamente embriagador, mientras descubierto mantiene la estética con facilidad.
En 30 segundos exactos podemos convertir nuestro coupé en un descapotable, o viceversa. Cualquiera de las dos versiones es buena para disfrutar de la carretera. El mecanismo de la capota es bastante peculiar. Con dos botones en la parte de arriba del retrovisor central, y siempre sin despegar el dedo, el mecanismo se activa. Mucho cuidado de no accionar el maletero antes de que el proceso se acabe, porque este se bloqueará y no podrá cerrar. El artefacto funciona de maravilla y no hace demasiado ruido, lástima que en los laterales del techo del coche quede a la vista parte del mecanismo. En todo caso tienes un avisador acústico que te avisa cuando la maniobra ha terminado. Lástima que tengas que tener el dedo pegado al botón durante toda la maniobra, tanto al descubrir el coche como al cubrirlo.
El equipamiento de la versión probada, la Cosmo, es de lo más completa, aunque elementos como el navegador, la tapicería de cuero, las llantas sobredimensionadas y la pintura metalizada hay que pagarlos aparte. Por cierto que el primer pero que encontramos al Astra Twin Top es la poca fiabilidad e imprecisión del navegador. Este extra nos dejó, la verdad, bastante descontentos.
Por dentro el coche, la verdad, es que no decepciona. Faltan huecos para dejar cosas... pero para eso te compras un monovolumen, no un coupé. Las plazas de atrás son más espaciosas de lo que a priori se puede pensar en un coupé cabrio de cuatro plazas, aunque los respaldos están muy verticales y pueden resultar algo duros después de varias horas en ellos.
Para terminar con los puntos más débiles del Astra, hay que comentar que la dirección es en extremo dura. Maniobrar en parado exige un sobrefuerzo que una buena dirección asistida solucionaría. Esto, aparejado a la lógica escasa visibilidad trasera, el pelín de sobrepeso y las instrucciones para descapotar el coche manualmente -una auténtica odisea-, cierran el capítulo de detalles "menos buenos" de un coche totalmente recomendable.
Dentro del habitáculo, sorprende agradablemente la facilidad de conducción una vez en marcha, las bondades del chasis y el bastidor cuando le pides algo más en carreteras viradas, incluso con el techo recogido. En ell maletero, además, caben muchas más cosas de las que esperas en un coupé descapotable, aún con el techo recogido. Lo único que no debes olvidar nunca es tener la cortina cubreequipajes extendida, porque sino el mecanismo para abrir el coche no funcionará.
Por último, pero tan importante o más que lo hasta ahora dicho, los 29.000 euros que cuesta la versión más equipada con el motor diesel no es una cosa descabellada. Es más, para como están las cosas en el mercado es mucho más que razonable.
Con la mano en el corazón
Si quieres dos coches en uno, si quieres un coupé de cuatro plazas que te permita lucir palmito con buen tiempo y un coche equilibrado y utilizable por cuatro personas con solvencia el resto del año... no debes mirar más. Es un cochazo lo mires por donde lo mires, y si te puedes permitir un pequeño capricho... ¿por qué no?
Un coche para...
gente que sabe vivir, sabe apreciar lo bueno de la vida, sabe que ésta dura cuatro días y dos ya han pasado. Una pareja disfrutará de él al cien por cien, pero en salidas con hijos pequeños o amigos también podrán llevarse un coche que son dos en uno. Sin duda los amantes de los descapotables disfrutarán, también los que amen los deportivos, pero sobre todo aquellos que saben ver donde pueden permitirse un poco más para lograr recompensas al alcance de unos pocos.
Pruebas
Opel Tigra TT 1.8: un juguete de capricho
29/07/2006 A LAS 15:38
Pruebas
Chrysler 300C: un salón rodante
21/07/2006 A LAS 19:05