Si ya has leído lo expuesto a propósito de la Kawasaki ER-6f, y crees que su hermana desnuda es más de lo mismo, estás muy equivocado. La verdad es que es curiosísimo ver cómo un par de "detalles" pueden cambiar la personalidad, funcionalidad y misión de una moto. No dejes de leer: llega hasta el final, y no dejes de opinar sobre esta maravilla.
El refinamiento mecánico de Kawasaki está fuera de toda duda. Sería inútil cuestionar este apartado. Y este es el mejor argumento para intentar captar el mayor número de clientes en el mercado. Jamás el apelativo "polivalente" ha tenido mayor significado sobre dos ruedas. Y es que salvo adjetivos como viajera o rutera, debido esencialmente a la ausencia de carenado, todo encaja y funciona como un reloj en este producto de la marca verde.
Pruebas
Derbi Mulhacén: palabras mayores
30/07/2006 A LAS 14:57
Las bondades de chasis y parte ciclo ya están vistas en su hermana carenada, pero además, los cuatro kilos menos que pesa, las mínimas variaciones, hablando en milímetros, de la situación del manillar y de la horquilla delantera, hacen que, sin ser más agresiva, "sientas" más la moto y te invite a "jugar" con ella.
Y es que es una moto lúdica cien por cien. Sin rival en el día a día, en la ciudad, entre coches y semáforos, es una delicia. No pesan los kilómetros, dentro o fuera de la ciudad, a pesar de que el mullido del asiento no es lo mejor de este producto. Estrecho y bajito para facilitar que cualquiera haga pie, quizá cuando el tiempo se acumula en la misma postura tu físico te lo recuerda. Y para terminar con el asiento, el punto más débil de esta motocicleta, sin duda, es la posición del pasajero. Es casi imposible que no resbale hacia adelante por el tacto de la superficie del mismo y la postura forzada que tiene. Créeme que "sentirás" al paquete, "muy cerca". A pesar de las buenas asas traseras, el esfuerzo que supone estar haciendo fuerza permanente para no caer es ímprobo.
La manejabilidad ya hemos dicho que es óptima. La postura de conducción no está mal. Las estriberas algo altas y retrasadas invitan a buscar las cosquillas a una moto noble, pero que siempre te dará algún aviso si la reducción es muy brusca o la haces con un mínimo de inclinación. Sentirás el neumático trasero completamente, pero muy salvaje tienes que ser para que este pura sangre te descabalgue.
El motor está lleno. Sus 72 caballos son dóciles al principio, suaves, pero a partir de las 6.000-7.000, aquello se empieza a emocionar y entrarás en la zona roja, a eso de las 11.000 vueltas, en cuanto te descuides. Es una delicia comprobar como a partir de la mitad del régimen todo lo que pidas a la moto ésta te lo da.
En cuanto al cambio de marchas, está a la altura del conjunto, pero igual no es tan fina como se pudiera esperar de Kawasaki. Es imposible que el cambio entra una marcha y otra no acabe con un tirón o una brusquedad, especialmente entre tercera y cuarta, momento en el que te darás cuenta que la moto es algo serio y no un juguete, ya que el ruido contundente de la palanca de cambios y la rudeza a la hora de abrir gas te lo recordará constantemente.
Pero no perdáis de vista la esencia: Es una moto para todos los públicos, noble con los principiantes, cañera y con potencia para los mas curtidos. Su consumo es contenido y no te tocará el bolsillo en exceso a la hora de visitar la estación de servicio. Disfrutará tanto aquel que da el salto de un scooter ciudadano buscando algo más como el que abandona una racing radical por exceso de caballería. Este no se verá defraudado, porque motor para "jugar" hay de sobra, siendo particularmente divertido meterse por carrerteras reviradas y enlazar una tras otra con agilidad, suavidad y potencia.
En cuanto a diseño es mucho menos conservadora que su hermana. La parte delantera te puede gustar o no, pero riesgo a la hora del diseño se ha corrido, y se ha apostado a ganador. El marcador digital, presidido por un cuentarrevoluciones analógico, tiene una personalidad arrolladora y, gracias a su diseño, incluso quita algo de aire sobre el torso del piloto. Por lo demás, en cuanto a ruedas, discos y demás, ambas monturas son gemelas.
Por último, siempre hay que hablar de los descuentos y promociones de Kawasaki. Ahora mismo con la oferta Kawa Go! te puedes beneficiar de fabulosos descuentos o el regalo del seguro el primer año y la ampliación de la garantía de dos a cuatro años. En definitiva, un producto asequible, con un precio muy competitivo, y con estilo y calidad, señas de identidad habituales de la casa.
Pruebas
BMW 800 S: Innova y conquista
24/07/2006 A LAS 18:30
Pruebas
Suzuki Bandit 650 S: Maravillosa veteranía
15/07/2006 A LAS 05:51