Getty Images

Amistoso, Francia-Nueva Zelanda: La primera parte fue suficiente (18-38)

Amistoso, Francia-Nueva Zelanda: La primera parte fue suficiente (18-38)
Por EFE

El 11/11/2017 a las 21:19Actualizada El 11/11/2017 a las 23:21

Nueva Zelanda, la gran dominadora del rugby mundial en estos últimos tiempos, pasó de la exhibición a padecer apuros por momentos ante Francia en París (18-38) en la primera jornada de la 'ventana' de amistosos internacionales de otoño.

Los 'All Blacks', vigentes campeones del mundo, demostraron en la primera parte que su derrota en el amistoso del pasado 21 de octubre en Brisbane ante Australia (23-18) no fue sino un aviso de que pese a su tremendo potencial son los grandes favoritos a lograr su tercer título seguido en Japón en 2019. Y quedó corroborado en la segunda parte, en la que dejaron revivir a los franceses hasta pasar ciertos apuros y ser dominados.

Video - La espectacular haka de Nueva Zelanda con la valiente respuesta de Francia

01:56

Sin varios de sus mejores hombres en ambos bandos, el cuadro neozelandés, que el pasado día 5 ganó en Londres a los Barbarians (31-22), no tardó en tomar la iniciativa con un ensayo de Dane Coles transformado por Beauden Barrett, quien poco después del cuarto de hora amplió la cuenta (0-10).

Waisake Naholo logró el segundo ensayo de los 'All Blacks' a los 22 minutos y con la transformación de Barret el partido ya solamente tenía un solo color (0-17), porque aunque Thomas respondió para Francia, Ryan Crotty y Barrett volvieron a agrandar la distancia (5-24).

La sangría fue aún mayor justo antes del descanso, al que se llegó con 5-31 tras un nuevo ensayo oceánico, esta vez de Sam Cane, y la correspondiente transformación de Barrett. Dicha marca hacía historia. Nueva Zelanda se convertía en la primera selección que alcanzaba la cifra de 2.000 ensayos en partidos amistosos internacionales.

La afición francesa, a la que aún escuece la nefasta serie en Sudáfrica en junio, comprobó cómo la potencia y la velocidad de Nueva Zelanda eran argumentos de demasiado peso como para que sus jugadores pudieran tener alguna opción a pelear el partido.

Pero también celebraron la reacción tras el descanso. Hace ocho años que no ven ganar a su equipo ante Nueva Zelanda y por momentos pareció que sus jugadores estaban en disposición de llegar al final con opciones.

Un tiro a palos de Anthony Belleau y un ensayo de castigo con el que penalizó el colegiado Angus Gardner a los campeones mundiales (15-31), más otro golpe de Belleau, significaron un parcial de 13-0 que situó el marcador en 18-31.

Nueva Zelanda se tambaleaba ante el empuje de la selección francesa, pero supo resistir y al final remató el partido con un ensayo de Naholo y la transformación de Barrett. El próximo martes volverán a verse las caras en Lyon.

0
0