Sólo él sabe lo que le ha costado llegar hasta aquí. La trayectoria deportiva y personal de Lucas Eguibar ha sido como la carrera que le llevó a la gloria este jueves en Idre Fjäll (Suecia): subidas, bajadas, obstáculos… El trabajo y la constancia evitaron que Lucas arrojase la toalla, cuando no le han faltado razones para perder la fe.
Cuando su carrera estaba despegando, su hermano Nico tuvo un accidente de moto que casi le cuesta la vida. Juntos protagonizaron una historia de superación mayúscula, un pacto por el que se comprometían a no perder nunca la fe en sus objetivos: recuperarse del accidente, y ser una figura del deporte. Y lo han conseguido.
En 2014, consiguió diploma en los Juegos de Socchi en su primera participación olímpica. Un año más tarde logró un éxito sin comparación en el deporte español, levantando el globo de cristal que acrecita al campeón de la Copa del Mundo de su disciplina. En 2017, a una de las alegrías más grandes de su carrera, le seguiría un palo de los que marcan para siempre. Cuatro días después de lograr la plata individual y por equipos (junto a Regino Hernández) en los Mundiales disputados en Sierra Nevada, fallecía de forma repentina su entrenador Israel Planas. Otro golpe. Otro obstáculo en el camino.
Snowcross
Regino se disloca la muñeca y se pierde el resto de temporada
04/03/2021 A LAS 13:37
De cara a 2018, el gran objetivo era la medalla en los JJOO de PyeongChang. Una caída en octavos de final dejó a Eguibar sin premio, ese que recogería su compañero Regino Hernández con un bronce para la historia. Esta enorme decepción no fue la última. Hace dos años, en los Mundiales de Park City, el guipuzcoano dio un recital. Como en Suecia, también se plantó en la final, pero en esta ocasión se quedó fuera de la foto con un cuarto puesto que supo a muy poco. Sobre todo a él.
La pasada temporada, Lucas pudo desquitarse en parte de sus decepciones ganando la prueba de Copa del Mundo de Sierra Nevada, pero todavía le quedaba ese mal sabor de boca. Este jueves en Suecia se desquitó del todo, espantó fantasmas, e igualó a un mito. Hasta ayer, Paquito Fernández Ochoa era el único deportista de invierno español con un campeonato del mundo en su palmarés. Con su victoria en Idre Fjäll, Lucas puso las cosas en su sitio. Un triunfo perseguido y muy trabajado, porque a eso, a trabajo, pocos le ganan. El año que viene tenemos Juegos Olímpicos en Pekín, y Eguibar tratará de cerrar el círculo. No será tarea fácil, pero su apetito es insaciable. Lucas es de los que cuando va a una sidrería, tras la tortilla de bacalao y el chuletón hace hueco para el queso con nueces o, si se tercia, una buena porción de pantxineta.
José Manuel H. Tallada

Lucas Eguibar, campeón del Mundo en Idre Fjall

Snowcross
Lucas Eguibar sigue a gran nivel y logra la segunda plaza en Reiteralm
18/02/2021 A LAS 12:17
Snowcross
¡Pelos de punta! Así vivió la familia de Eguibar su histórico triunfo
12/02/2021 A LAS 06:55