Jaleado por las decenas de miles de seguidores que seguían la carrera, peleaba por la victoria cuando perdió el control de su Honda y fue atropellado involuntariamente por el líder del certamen, el australiano Andrew Pitt.
Ya en el circuito advirtieron la gravedad de las lesiones, con lo que Jones fue trasladado inconsciente al Royal London Hospital, donde ingresó en la unidad de cuidados intensivos. Los médicos no pudieron hacer nada por salvar su vida y Craig falleció durante la madrugada.