Es posible que Nick Kyrgios fuera quien empezara con todo esto. Sin venir a cuento, el australiano se levantó un día con ganas de tocar las narices y escogió a Pablo Carreño como diana. Le acusó de ser un terrícola, de ser un tenista mediocre fuera de la arcilla, vamos, que solo le faltó decir que no merecía haber sido top10 –cosa que Nick todavía no ha logrado–. Aquel mensaje caló en ciertas personas, que no aficionados. Porque si tú eres aficionado al tenis tienes que conocer quién es Pablo Carreño y cuáles son sus números en el circuito. Kyrgios demostró ser un necio de categoría, así que hoy vamos a trabajar para que no vuelva a pasar. A ver, ¿quién es Pablo Carreño?
Si me preguntas por sus orígenes… te diré que nació en Gijón en el verano de 1991, un rincón precioso como es Asturias pero de poca tradición tenística. Hasta la adolescencia jugó mayoritariamente en pistas duras, hasta que cumplió los 15 y su familia le animó a ir en busca de la progresión que necesitaba, abandonando su hogar y yéndose al CAR de Barcelona. Javier Duarte fue su principal valedor por aquel entonces, el hombre que más confió en sus capacidades desde un comienzo, el técnico que le llevó a pisar el top100 en la temporada 2013 y convertirlo en el jugador de mayor evolución aquella temporada. En 2014, ya con un grado extra de madurez, rompió el techo del top50.
Si me preguntas sobre su forma de trabajar… te diré que no le tembló el pulso al tomar una de las decisiones más difíciles y, al mismo tiempo, más acertadas de su carrera. Viendo que necesitaba dar un salto de calidad más allá de la tierra batida –donde muchos le habían encasillado–, se marchó de Barcelona rumbo a Alicante para iniciar un nuevo proyecto. En la Academia Equelite de Juan Carlos Ferrero comenzó a entrenar con Samuel López en diciembre de 2015, conexión instantánea entre dos personas que se iban a regalar los mejores años de sus vidas, pero esto vendrá más adelante.
Copa Davis Individual
Croacia-España: Cilic termina con el sueño tras derrotar a Carreño 5-7, 6-3 y 7-6(5), Global: 2-0
23/11/2022 A LAS 15:05
Si me preguntas por su forma de ser… te diré que rara vez no lleva un chiste preparado para romper el hielo. Trabajador incansable, amante de la competición, ambicioso como pocos, pero siempre con su buen humor por delante, dispuesto a sacarte una sonrisa. Por muchos partido que ganara, por mucho que escalara en la clasificación, Carreño nunca dejó de ser Pablo, aquel joven asturiano que a los 6 años agarró por primera vez una raqueta, soñando con ser profesional. Por supuesto, hablo desde mi experiencia con él como periodista, pero pueden consultar redes sociales o preguntar a sus allegados que pongo la mano en el fuego por el español: no encontrarán una mala palabra hacia Pablo.
Si me preguntas por su carrera… te diré que cumplió muchos más sueños de los que nunca imaginó. Sumando ahora mismo más de 250 victorias ofíciales, pisando el top10 por primera vez en 2017, alcanzando las semifinales del US Open en 2017 y y 2020, levantando el ATP 500 de Hamburgo, conquistado el Masters 1000 de Montréal y colgándose la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2021. Siete títulos ATP, camino de las 14 temporadas como profesional y con el sustento de ver que los mayores éxitos en el circuito han llegado en las últimas temporadas. Dice el dicho que lo mejor siempre está por llegar, pero en el caso de Carreño es un late motiv que se cumple a rajatabla.
Si me preguntas sobre su nivel… te diré que tiene casi un 60% de efectividad, tanto en tierra batida como en pista dura. De hecho, ahora mismo tiene mejores números sobre cemento, aunque ya les he contado que en su infancia fue donde más tiempo entrenó. Ha disputado doce finales individuales, suma 50 victorias en torneos de Grand Slam y ha conseguido tumbar a rivales del top10 en once ocasiones. Esta semana en Montréal, donde muchos aseguran que el nivel era bajo, Pablo superó a Berrettini (#14), Rune (#26), Sinner (#12), Draper (#82), Evans (#39) y Hurkacz (#10). Nadie le ha regalado nada, todo se lo ha ganado.
Puedo entender la impresión de algunos al pensar que, ahora mismo, Pablo Carreño tiene los mismos títulos de Masters 1000 que otros contemporáneos como Juan Martín Del Potro, Stan Wawrinka, Dominic Thiem o David Ferrer. ¿Y qué? Aquí lo que se premia no es la comparación, sino la determinación para seguir tocando a la puerta cada semana, esperando tu momento, superando adversidades y demostrando a la hora de verdad que habías nacido para esto. El asturiano lo hizo, nunca tiró la toalla, siempre confió en sus capacidades, por eso es un campeón. Por eso lo merece más que ningún otro esta semana. Espero que con estas pildoritas todo el mundo sepa ya quién es PabloCarreño. Nick, por favor, no vuelvas a hacer el ridículo.
ATP París
🇪🇸 Carreño se lleva el duelo español ante Albert Ramos y avanza de ronda (6-3 y 6-3)
01/11/2022 A LAS 14:07
ATP Basilea
Basilea para despejar las dudas: El número uno se reencuentra en Suiza
28/10/2022 A LAS 19:30