EFE

El cuento con final feliz de Juan Ignacio Lóndero, de la casi retirada a ganar su primer título

El cuento con final feliz de Juan Ignacio Lóndero, de la casi retirada a ganar su primer título

El 11/02/2019 a las 17:59

La hazaña protagonizada por Juan Ignacio Lóndero en el ATP 250 de Córdoba ha sido tan sorprendente como inusual dentro del circuito masculino. Hasta su llegada, gracias a una invitación, al torneo de su casa, el argentino no sabía lo que era ganar un partido dentro del calendario profesional, pero en una semana mágica se ha adjudicado su primer trofeo contra todo pronóstico.

Solamente dos jugadores hasta la fecha habían conseguido ganar el trofeo donde conseguían su primera victoria en la ATP. Santiago Ventura en Casablanca en 2004 y Steve Darcis en Amesfoot en 2007. Londero, un habitual del circuito Challenger, tuvo su cuento con final feliz en Córdoba 12 años después del último en alcanzar esta gesta, un tenista que a sus 25 primaveras vive su mejor momento, después de que estuviera cerca de dejar la raqueta ante la falta de ingresos y progreso.

Este resultado le coloca como el número 69 del mundo y le asegura su presencia en Roland Garros y Wimbledon, además del próximo Argentina Open, sin embargo hace 10 meses el tenista nacido en Jesús María, Córdoba, se encontraba en la posición 375, lejos de poder entrar en un top-100 donde ha irrumpido de la mejor manera posible, con un título bajo el brazo.

En su camino derrotó a Jarry, Sonego, Cachín, Delbonis y Guido Pella en la final. Un rival algo gafado en cuanto finales se refiere, ya que no sabe lo que es alzarse con un título tras cuatro presencias. Sin embargo, Londero había perdido en sus tres partidos previos dentro del circuito, lo que no hacía presagiar que pudiera ser el ganador final en Córdoba, donde había entrado en el cuadro principal gracias a una invitación.

El jugador argentino es la muestra de que lejos del brillo y el éxito de los grandes nombres de la historia del tenis que a día de hoy gobiernan en la ATP con mano de hierro, el deporte de la raqueta es un mundo duro donde muchos tenistas pelean por encontrar su sitio. Londero es un claro ejemplo de ello, llegando a plantearse la retirada cuando en 2014 perdía debido a una lesión su único patrocinador hasta la fecha. Un año de parón que le dejaba al borde de tener que renunciar a su carrera deportiva.

Fue ahí cuando se cruzó en su camino Andrés Schneiter, apodado el ‘gringo’, al que dedicaba emocionado el título Juan Ignacio en el discurso del ganador. El ex entrenador de Mariano Puerta, rival de Rafa Nadal en la final de Roland Garros 2005 donde el manacorí se alzó con su primer título en París, apostó por Londero que ha acabado recogiendo el fruto de su trabajo con un trofeo inesperado que le asegura su futuro dentro del tenis.

Un cuento con final feliz, digno de las mejores películas relacionadas con el deporte, que puede servir de ejemplo de perseverancia y lucha ante las adversidades. La historia de Juan Ignacio Londero dentro de los torneos de la ATP no ha hecho más que comenzar después de que estuviera a punto de acabar antes de tiempo, un talento tardío que sigue buscando su sitio dentro del mundo del tenis, un lugar que a día de hoy tienen más claro que nunca.

0
0