Getty Images

ATP Finals 2017, Nadal-Goffin: La rodilla pudo al corazón (6-7(5), 7-6(4) y 4-6)

ATP Finals 2017, Nadal-Goffin: La rodilla pudo al corazón (6-7(5), 7-6(4) y 4-6)

El 13/11/2017 a las 19:54Actualizada El 14/11/2017 a las 00:08

David Goffin dio la primera gran sorpresa del torneo al superar a Rafa Nadal (6-7(5), 7-6(4) y 4-6) en un partido de idas y venidas en donde el belga aprovechó la imprecisión del número uno mundial para llevar el choque a su terreno. No estuvo cómodo el tenista balear en ningún momento, que a pesar de no llevar su habitual vendaje en la rodilla, no ofreció buenas sensaciones en su estreno.

Personajes

Rafa Nadal. Tocado físicamente, Nadal no quiso dejar el partido en ningún momento a pesar de una más que evidente cojera en cada una de las carreras por línea de fondo obligado por David Goffin. Hasta cuatro bolas de partido salvó para forzar el tercer set, pero no fue suficiente para remontar el partido.

Rafael Nadal

Rafael NadalGetty Images

David Goffin. Le costó un mundo cerrar un partido que podría haber acabado con una hora menos de competición de lo que finalmente el belga tardó en doblegar a Nadal. Los nervios le jugaron una mala pasada, pero supo reponerse para acabar llevando el choque a su terreno.

Nudo

Como si de una montaña rusa de tratase, Rafa Nadal y David Goffin vivieron el primer set de su participación en las ATP Finals con nervios e imprecisión, sin dar solidez al servicio, dejando opciones siempre al resto. Desde el juego inicial el tenista balear sufrió ante los golpes paralelos del belga que no aprovechaba sus ventajas.

Goffin fue el primero en golpear, haciendo el primero de los cuatro breaks que vivió el primer set. Siempre que el belga conseguía ponerse por delante, llegaba la respuesta rápida de Nadal, que a pesar de la falta de consistencia, conseguía forzar un tiebreak en el que la historia fue totalmente diferente.

Rafael Nadal lors de son match contre David Goffin au Masters de Londres

Rafael Nadal lors de son match contre David Goffin au Masters de LondresGetty Images

Eran el español el que se ponía por delante, y era Goffin el que llegando desde atrás le daba la vuelta al marcador, llevándose el primer set ante el estupor de la grada, que apenas podía creer que el número uno mundial se encontrara contra las cuerdas, presa de sus fallos y la profundidad de los golpes del belga, que a pesar de los altibajos controló en mejor medida su juego en los momentos clave (6-7(5)).

Quedaba mucha tela que cortar en el partido y a pesar de las oportunidades David Goffin se empeñó en no cerrar el partido bajo ningún concepto. Hasta el propio Nadal hacía gestos a su banquillo extrañado de los errores que condenaban al belga y le impedían dar carpetazo a un set en el que volvía a ponerse con un break de ventaja.

Nadal sobrevivió a cuatro bolas de partido y volvió a forzar un nuevo tiebreak donde iba a desplegar su mejor tenis del partido hasta el momento. Había gastado muchas vidas, pero el balear se mantenía en pie contra todo pronóstico e iba a morir con las botas puestas. Dio cuenta del belga, sumido en un oscuro agujero en el que él mismo se había metido (7-6(4)).

Finalmente los problemas físicos se hicieron más que evidentes en un Nadal, al que le costaba correr y recuperar el centro de la pista en cada uno de los puntos en los que Goffin le movía de lado a lado de la pista. Pero ni siquiera con dos breaks abajo, el número uno mundial dio su brazo a torcer. Recuperó uno, pero acabo cediendo ante un Goffin al que le costó cerrar, pero finalmente se hizo con la victoria en un choque en el que todo el mundo acabó pendiente de una cosa, la rodilla del balear (4-6).

0
0