La historia del tenis femenino nos viene regalando episodios de prodigios desde que el deporte empezó a ser deporte, pero no por ello se debe normalizar el asunto. Por mucho que lo hayamos visto, no es natural que una niña de 16 años esté ya surcando el circuito con las mejores, imagínense si además son dos hermanas recorriendo prácticamente las mismas calles. Hablamos de Linda Fruhvirtova (17 años, generación 2005) y Brenda Fruhvirtova (15 años, generación 2007). Dos hermanas de origen checo que ya están tocando a la puerta de la élite a base de romper récords a cada semana que pasa. Ya es hora que en Eurosport sepamos un poco más de su historia.
De entrada no es un apellido fácil, lo sé, pero no nos va a quedar otra que aprenderlo. Primero a escribirlo y luego a pronunciarlo. Lo que no vamos a descubrir a estas alturas es el potencial que tiene la República Checa dentro del tenis femenino, una nación que de media lleva colocando diez raquetas en el top100 desde hace décadas. De hecho, la noticia sería que no hubiera nuevas checas llegando al profesionalismo, aunque esta vez hay dos que se han saltado todos los límites de velocidad, llamando la atención de IMG –agencia que las representa– y la Academia de Patrick Moutagolou –lugar donde entrenan–. Empecemos con la ‘mayor', por decir algo.
Davis Cup
Bruguera no renovará como capitán de España y Ferrer se postula como sustituto
HACE 20 MINUTOS
LINDA FRUHVIRTOVA: 17 AÑOS · #74 WTA
Dejando a un lado sus éxitos como juniors, circuito que todavía tendrían que estar jugándolo actualmente, destacaremos que Linda fue campeona del prestigioso torneo Les Petits As en el año 2019 –su hermana lo ganaría en 2020–. Desde aquel momento, la checa no ha parado de pegarle bocados al mundo. El año pasado lo arrancó jugando ITF’s de categoría 25K, hasta que en abril nos dejaba mudos ganando dos encuentros en el WTA 250 de Charleston, perdiendo en los cuartos de final ante Sharma. Por si quedaba alguna duda, luego también haría octavos en Cleveland. El circuito vio una joya y los torneos no se lo pensaron a la hora de repartir las wildcards, ejercicio que en 2022 se ha mantenido constante.
Tras ganar un 25K en Cancún el pasado mes de febrero, Linda encendió de nuevo las alarmas con unos octavos de final en Miami y una segunda ronda en el pasado US Open, donde firmó su primer triunfo oficial en Grand Slam. Pero el postre no llegaría hasta este domingo, hace 24 horas, donde la vimos conquistar el WTA 250 de Chennai, su primer título oficial en su primera final. Con 17 años, una edad insultante para estar ya volando tan alto, la mayor de las Fruhvirtova aparece este lunes como la Nº74 mundial.

Linda Fruhvirtova

Fuente de la imagen: Imago

“Llevaba unas semanas sintiéndome muy bien con mi juego, sabía que podría conseguir un buen resultado en cualquier momento, aunque probablemente todo fue mucho mejor de lo que esperábamos. Estoy bastante conmocionada, ganar un título WTA sienta increíble, siento que es un gran comienzo para mí, para seguir construyendo en esta misma dirección”, asumía la checa, que a partir del año que viene podrá disputar los grandes torneos de manera directa.
"No creo que todavía esté en condiciones de pensar u obligarme a tocar el top50 a final de temporada. Mi gran objetivo es estar en un puesto que no me obligue a jugar las fases previas de los grandes torneos. En cuanto a mis sueños, siempre digo que quiero llegar a ser la número uno y quiero ganar Grand Slams. Siempre le he dicho a mi hermana que estas eran mis metas”. Bien, rellenada ya esta ficha, vayamos ahora con la de su hermana.
BRENDA FRUHVIRTOVA: 15 AÑOS · #195 WTA
No sé hasta qué punto habrán quedado impresionados, pero agárrense a la silla por si acaso. Si les parece que Linda está salándose todos los niveles del juego, es momento de fijarse en su hermana Brenda, que viene a una velocidad todavía mayor. Dos calendarios más joven, esta niña levantó su primer título ITF con tan solo 14 años y 10 meses, un dato para ser internado de inmediato. No extrañó que en aquel momento (hace nueve meses) ya se le relacionara con otras ilustres despertares como los de Justine Henin o Dinara Safina. Pero atención a lo que viene a continuación, porque si hablamos de precocidad nunca se ha visto nada igual.
En febrero debutó en el circuito WTA con 14 años, aunque nadie le regaló nada. Ya con sus dos primeros ITF en la maleta, la checa fue invitada a la fase previa del WTA 250 de Guadalajara, donde derrotó a Sara Errani y Leonie Kung. Luego en el main draw perdería contra Sloane Stephens por un doble 6-2, pero no importa, el salto mediático ya estaba dado. Todo el mundo giró brevemente el cuello, olvidándose por un momento de Linda y atendiendo a lo que podía venirse con Brenda.

Brenda Fruhvirtova

Fuente de la imagen: Eurosport

Aquello supuso encender la mecha competitiva de esta niña, que actualmente camina con un balance de 42-5 esta temporada. Nunca en la historia, ni las mejores que ustedes puedan recordar, se había visto a una jugadora que ganase cinco títulos individuales a una edad tan temprana; pues Brenda ya lleva siete. A los dos amarrados en febrero le ha sumado otros cinco de manera consecutiva este verano, ampliando su racha de victorias hasta un 25-0 que confirma su dominio absoluto en estas ligas.
Por cierto, de esos 25 triunfos consecutivos, solamente en dos de ellos consiguieron las rivales robarle un set, por si pensaban que la niña estaba sufriendo o había llegado cansada a los últimos compromisos. Empezó la temporada fuera de las 1.000 primeras del ranking WTA y hoy, a falta todavía de dos meses para que termine el baile, ya aparece como la #195 de la clasificación. Son números de escándalo, tanto de una hermana como de la otra, dos fueras de serie que han llegado para recordar a las Williams y amenazar con dominarlas a todas. Apellido Fruhvirtova, vayan practicando.
Australian Open
¿A quién favorecen las bolas nuevas del Open de Australia?: "Son difíciles de controlar"
HACE 5 HORAS
Open de Australia Masculino
Djokovic confiesa el precio que pagó por no jugar en Australia: "Necesité meses para reencontrarme"
HACE 10 HORAS