A veces las cosas más especiales son las que no se pueden explicar, hoy veremos un ejemplo muy claro dentro del terreno deportivo. Nuestra protagonista es Lara Arruabarrena, una de las referentes dentro del tenis femenino español, aunque viene de pasar una etapa adversa dentro de las pistas en estos últimos años. Los resultados no llegaban, el ranking no mejoraba, pero ella nunca dejó de dar su mayor esfuerzo, esperando su momento, esperando esa semana que lo cambiara todo. Y claro, viendo su trayectoria, esa semana solamente podría llegar en un lugar: Bogotá. Un torneo donde siempre ha brillado, aunque ni ella misma conoce el motivo exacto. Esta vez, pese a partir desde la fase previa, la tolosarra ya pisa los cuartos de final, una ronda a la que no avanzaba en el circuito WTA desde abril de 2019.
Me gustaría dar una razón que tuviera alguna lógica, pero no la hay”, declaró Arruabarrena tras sumar su cuarta victoria esta semana. “Siempre que vengo aquí es una maravilla, además no importa que llegue jugando bien o jugando mal, que venga ganando partidos o perdiendo en veinte primeras rondas. No sé lo que me pasa, pero es llegar a Bogotá y siento una confianza que no encuentro en otros lugares”, expresó con felicidad.
En esta ocasión, la tenista de San Sebastián llegaba tras sumar un solo triunfo en sus tres primeros torneos de la temporada. Afectada por las derrotas y también por alguna lesión que le privó de alguna semana de competición, Lara tenía claro el objetivo: llegar a Bogotá en plenas condiciones. Así fue como aterrizó en la capital colombiana para superar primero la Qualy dejando un rendimiento sobresaliente (doble 6-0 ante Carol Zhao, doble 6-0 ante Yuliana Monroy), y luego dar dos pasos más en el cuadro final: ante Jessica Plazas (6-0, 6-1) y ante Jasmine Paolini (2-6, 6-4, 6-2). Tras perder un solo juego en sus tres primeros partidos, Arruabarrena tuvo que lidiar este miércoles con un primer compromiso de altura.
ATP Marbella
Carreño-Munar: Un trofeo para redondear 200 éxitos
HACE 38 MINUTOS
“El partido contra Jasmine fue muy complicado, ella es una jugadora que le pega muy fuerte a la pelota, algo que en estas condiciones se premia mucho, sobre todo si te entran. El tema de la altura es fundamental, ella empezó muy fuerte y yo no estaba del todo cómoda, pero seguí luchando por cada punto y tuve paciencia hasta el final, hasta que terminé desesperándola en cierto modo. Después de tres partidos mucho más fáciles, haber sufrido esta vez y haber perdido un set me ayudará de cara al futuro en este mismo torneo”, sentenció la de 29 años.
Una vez más, Bogotá ha vuelto al rescate, confirmando un serial de grandes resultados que daría para hacer un programa de Cuarto Milenio. Ocho veces ha disputado la española este torneo y en todas ellos alcanzó, como mínimo, los cuartos de final. Sin importar si partía desde la fase previa o comenzaba abordando el cuadro final.
  • 2012: Campeona
  • 2013: Cuartos de final
  • 2014: Cuartos de final
  • 2016: Semifinales
  • 2017: Finalista
  • 2018: Finalista
  • 2019: Semifinales
  • 2021: Cuartos de final*
Es impresionante ver este palmarés a lo largo de los años, de las rachas y de, como bien apuntaba la propia Lara, del rendimiento previo a llegar Bogotá. Nada de eso importa, cuando la española aterriza en Colombia, su tenis siempre fluye. Curioso, ya que si hablamos de las condiciones, no son precisamente las más comunes. “Creo que una de las claves es tener mucha paciencia, aceptar cada uno de los errores que cometas, porque todo el mundo los va a cometer. Jugar lo mejor que puedas, aceptando que eso puede ser un absoluto desastre. Con el paso de los años, cada temporada que jugué aquí me fue dejando mucha experiencia, por eso ahora mismo me veo tan mentalizada. Esa combinación es la que me ha llevado a tener tanto éxito aquí”, definió la actual número 167 del ranking WTA. A lo largo del día de hoy, la jugadora vasca conocerá quién será su rival de mañana en los cuartos de final.

Confianza en el futuro del tenis femenino español

Mientras ella sigue disfrutando de su estancia en Bogotá, la prensa también le preguntó sobre el estado de salud actual del tenis femenino español. “Aunque siempre se nos ha achacado que no teníamos una nueva Arantxa o una nueva Conchita, yo creo que tenemos un grupo muy bueno de jugadoras”, defendió la ex Nº52 del mundo. “Tenemos a Garbiñe, que es buenísima, y la tenemos cada semana peleando por todo, además siendo más regular que nunca. Después tenemos gente joven como Cristina Bucsa, que ha jugado aquí su primer torneo WTA. Tenemos a Nuria Parrizas, participando por primera vez en un WTA a sus 29 años y ya dentro de las 180 mejores del mundo. Luego están Georgina García, Sara Sorribes con una racha buenísima de resultados, Paula Badosa más de lo mismo, Aliona Bolsova, Carla Suárez que va a volver, etc. La gente siempre querrá que haya una top10, pero todas estas chicas son bastante jóvenes y tienen mucha proyección por delante”.
Tenis
Nadal, optimista antes de Montecarlo: "Me siento bien"
HACE 3 HORAS
ATP Marbella
Carreño-Munar: Un trofeo para redondear 200 éxitos
HACE 7 HORAS