El circuito femenino se ha hecho célebre este último lustro por el reparto variado de sus grandes títulos. Quizá lo único que le faltaba era una referente que le diera credibilidad al talento y la regularidad, un perfil que Ash Barty se ha encargado de ocupar. Sin embargo, si hablamos de capacidades y genética campeona, el primer nombre que nos viene a la mente es Naomi Osaka. La japonesa nunca será una tenista que se queme jugando torneos, ella prefiere escoger únicamente las paradas más relevantes, aun sabiendo del peligro que tienen los grandes parones. En 2021, tras ganar el Open de Australia y un paso notable por Miami, la Nº2 mundial decidió descansar hasta el Mutua Madrid Open, evento que arranca el próximo viernes. ¿Llegará preparada para lidiar con su superficie menos favorita?
Me encantaría ganar un torneo sobre tierra batida”, sostiene Naomi cada vez que le preguntan pos su relación con la arcilla. “Estoy segura de que junto a Wim (Fissette) voy a aprender muchas cosas de esta superficie. Le veo muy enérgico y emocionado por este cambio de gira y el regreso del polvo de ladrillo. Definitivamente, será un momento muy divertido y positivo para todos”, advierte con ilusión. A su lado, además del técnico belga, estará también Yukata Nakamura, una preparadora física de la que hablan maravillas. “No he perdido desde que Yukata llegó al equipo, eso me genera una buena energía dentro de mí. Me siento muy mal por mi equipo cada vez que pierdo, sé que todos me apoyan mucho, así que será realmente interesantes ver hasta dónde llegamos”.
Pero Yukata –que en su día ya ayudó a Sharapova a adaptarse a la tierra batida– tampoco puede hacer milagros, y es que es innegable que las aptitudes de Naomi cuando llega la primavera disminuyen de manera alarmante. Haciendo un ejercicio de recapitulación de los puntos obtenidos estas últimas temporadas sobre arcilla (el 100% de los puntos de 2020-19, el 75% de 2018, 50% de 2017 y 25% de 2016), no encontraremos a Osaka ni siquiera dentro de las diez mejores. En esa lista sí encontraremos los nombres de Simona Halep, Kiki Bertens Karolina Pliskova, Elina Svitolina, Petra Kvitova o Iga Swiatek. Incluso Ash Barty, Garbiñe Muguruza, Marketa Vondrousova o Sloane Stephens obtuvieron un porcentaje de puntos mayor que la japonesa sobre la superficie roja en ese período.
WTA Berlín
Muguruza-Rybakina: Garbiñe sigue con paso firme en Berlín
HACE 10 HORAS
Eso sí, hay que reconocer que en 2019 pudimos una versión un poquito mejor adaptada y más competitiva de la nipona sobre el ladrillo. Sus resultados no mienten: semifinales en Stuttgart, cuartos de final en Madrid, cuartos de final en Roma y tercera ronda en Roland Garros, donde se tuvo que retirar por lesión antes de medirse ante Siniakova. Fue un paso al frente importante, pero todavía lejos de convertirse en candidata a hacer ruido en esta gira. Pese a esta buena dinámica, muchos todavía recordarán la contundente derrota que tuvo en la FedCup en febrero del año pasado ante Sara Sorribes, curiosamente, la última derrota de su carrera antes de que Maria Sakkari encontrara la fórmula en el último torneo de Miami, rompiendo así la racha de 23-0 que arrastraba la ex número uno mundial.
“Creo que todo el mundo está acostumbrado a que gane el torneo o, por el contrario, pierda muy pronto. Llegar a los cuartos de final no es fácil, pero no sabría decirte cuántas veces he logrado este resultado”, confesó la japonesa tras caer ante la griega. Nadie mejor que ella conoce su identidad, sus puntos fuertes y los más débiles. Ahora el calendario aterriza en el Mutua Madrid Open, donde Naomi tendrá la presión de no salirse del guion y mantener vigente la etiqueta de jugadora regular que se ha ganado con el tiempo.
“Pase lo que pase, siento que voy a jugar mucho más liberada en pistas de tierra batida y de hierba. No sé si tanto como lo hago en pistas rápidas, pero voy con la mentalidad de aprender mucho de esas superficies. Uno de mis objetivos marcados en este 2021 es jugar mejor más allá de las pistas de cemento. Todavía soy joven, estoy en una etapa de crecimiento y madurez, con la preparación adecuada y algunos ajustes tácticos sé que lo haremos bien”, concluye antes de afrontar su partido de debut en la capital de España.

Brady-Osaka: El Imperio de Naomi

WTA Berlín
Muguruza-Cirstea: Garbiñe vuelve con fuerza sobre la hierba
15/06/2021 A LAS 15:58