Roger Federer es el protagonista absoluto de la Laver Cup que se disputa en Londres este fin de semana. Una semana después de anunciar su retirada, el jugador suizo atendió a nuestra experta Barbara Schett en una entrevista en la que ha hecho repaso a esta complicada decisión y analiza cómo se encuentra ante este momento tan importante en su carrera.
El suizo ha hecho repaso a alguno de los momentos más importantes de su dilatada carrera y ha revelado que "probablemente, el mayor desamor de mi carrera fue la final de Wimbledon en 2008. Solo por la forma en que terminó, al filo de la oscuridad frente a Rafa. Había tanto en juego... La final necesitaba un ganador. Y siguió su camino. Y fue un desamor".
En el otro lado de la balanza, reconoció que su mejor momento fue "la final del US Open contra Lleyton Hewitt, donde gané 6-0 7-6 6-0 -no pasa así en las finales de Grand Slam- donde despegas así en el primer set, te tambaleas en el segundo set pero luego vuelves a dominar en el tercero. Para mí ese partido fue perfecto. Yo estaba en la cima del mundo. Realmente luché mucho al principio de mi carrera y terminar así me pareció una tormenta perfecta. Siento que, si mirara hacia atrás, casi me gustaría volver a jugar ese partido".
Copa Laver Dobles
¿Lo sabías? El disparatado precio de una entrada para ver el adiós de Federer
23/09/2022 A LAS 09:27

Federer y Nadal ya jugaron juntos el dobles de la Laver Cup 2017: Victorión y pura clase

El anuncio más difícil

Roger Federer se ha referido al comunicado que publicó la semana pasada en el que anunciaba oficialmente su retirada. El suizo ha reconocido que le llevó "25 tomas y dos semanas" hacerlo. "Pensé que iba a ser muy, muy difícil para mí hacerlo y muy emotivo, desde que supe la decisión, pero creo que es por eso que puedo sentarme aquí de una manera más relajada", añadió.
Federer explicó que el momento en que empezó a ver su retirada como posible fue en su último Wimbledon: "Fue un camino difícil para mí. Lesionado, recibiendo rehabilitación y tratando de volver. No sé. Todavía estaba en activo pero no había jugado, pero estoy muy, muy feliz de haber ido a aquel Wimbledon. En la cancha dije 'Espero verte el año que viene' y realmente lo creí. Entonces, en las semanas y los días que siguieron, realmente podía sentir que mi rodilla ya no estaba haciendo lo que quería hacer. Y fue entonces cuando me di cuenta de que estaba en una encrucijada, cualquier contratiempo podría significar el final y simplemente decidí que eso era todo. Y ese momento fue muy emotivo, fue muy triste para mí".

Federer se rinde al número 1 de Alcaraz: "Es decepcionante no poder jugar contra él"

Sobre su legado en el tenis, ha afirmado que "creo que tengo los pies en la tierra. Traté de ser lo más normal posible, lo más auténtico posible. Y trataré de permanecer de la misma manera el mayor tiempo posible. Para ser honesto, no es algo fácil de hacer a la vista del público, porque ahora hay más y más cámaras. Y es difícil escapar de los momentos privados, sabes, pero siento que he manejado esa parte muy bien. Y permanecer feliz durante todo el tiempo para estar en ese ojo público".
En el repaso a su carrera, también ha hablado de la importancia que supuso un cambio de mentalidad en torno a los 25 años. "Ese es el momento en el que dije que tengo que empezar a saborear y celebrar más las victorias. Por pequeñas que sean las victorias, o por pequeños o grandes que sean los títulos, nunca se sabe que será el último. No es que tengas que vivir tu vida así, pero al menos tómate una fracción de segundo más, cinco minutos más aquí, una hora más aquí, un día más aquí, una semana más aquí. Y todo eso permite comenzar a disfrutar el proceso mucho más y me ha hecho tener unos maravillosos últimos 10-15 años de mi carrera".

La Laver, su último baile

Por último, Federer ha hablado de lo que le supone participar en la Laver: "Estoy nervioso. Espero que mi nivel esté mínimamente bien. Dios mío, ya sabes, la gente probablemente espera que juegue al a nivel superior, pero eso no va a suceder. No puedo jugar individuales en absoluto. Esa es una de las razones por las que no iba a jugar en Basilea. Para mí es demasiado para el cuerpo en este momento. Por supuesto, me encantaría jugar con Rafa, hablaremos con Bjorn y Rafa al respecto. Creo que sería un hermoso momento en que dos rivales se juntaran al final y haber hecho un partido más juntos en el mismo lado va a ser muy especial".
La vuelta a las pistas para este último partido supondrá también el reencuentro con la grada. "Quiero volver a conectar con los fans, que han sido la columna vertebral de mi carrera. He tenido la ventaja de jugar en casa en todos los lugares a los que fui y siento que es algo único y estoy muy feliz y eternamente agradecido".
Copa Laver Dobles
Renegando de Roger Federer
23/09/2022 A LAS 07:38
Copa Laver Dobles
Las palabras de Rafa que pusieron a Federer al borde del llanto: "Será inolvidable para mí"
22/09/2022 A LAS 21:38