El aficionado español de tenis lleva un tiempo haciendo un ejercicio importante de retención para no celebrar más de la cuenta cada triunfo de Carlos Alcaraz. Un chico que con tan solo 17 años ya nos tiene a todos atrapados, siguiendo sus pasos a lo largo del circuito, esperando que se confirme todo aquello que pensamos. De momento, en la fase previa del Open de Australia 2021, el murciano ha sumado las tres victorias que necesitaba para acceder al cuadro final, al primer Grand Slam de su joven carrera. Y junto a él, un año más, Juan Carlos Ferrero sigue moviendo los hilos de la gran esperanza del tenis masculino español. El ex Nº1 del mundo atendió esta misma tarde a Eurosport para hacer balance del éxito reciente de su pupilo.

“La fase previa la he visto bien, muy bien. El primer partido fue duro, con Horansky, ya nos habíamos enfrentado a él en otros torneos y los duelos siempre habían sido muy duros, así que sabíamos a lo que nos enfrentábamos. Al final ha sido el único partido duelo donde Carlos ha perdido un set, pero le vino bien para empezar rodándose”, comenta el exjugador alicantino. “En el segundo partido nos tocó un rival mucho más kamikaze, Karlovskiy, no sabíamos muy bien a qué jugaba y eso le hizo ponerse un poco nervioso, jugar algo más tenso. Pero hoy con Dellien ya ha jugado súper suelto y ha dado un nivelazo. Para el poco recorrido que tiene de momento en torneos de esta categoría y además en pista rápida, estoy muy contento con el nivel”, reafirma el técnico.

Open de Australia Masculino
Carlos Alcaraz, en cuarentena por un positivo en su avión
AYER A LAS 11:57

Alcaraz, instalado ya entre los 150 mejores del mundo, sigue quemando etapas a una velocidad diferente al resto, aunque a su edad todavía le queda mucho que aprender. Y mucho que crecer. “La pretemporada ha sido otra vez muy larga y muy buena, dos meses completos!, explica Juan Carlos. “Al principio pusimos mucho hincapié en el apartado físico, el objetivo era coger un par de kilos de masa muscular, estamos en una etapa donde él todavía no ha parado de crecer, se está desarrollando y formando, así que centrarnos en esto durante las cuatro primeras semanas fue muy importante. A nivel físico ha dado un gran paso adelante, se siente poderoso en la pista, poco a poco va ganando fuerza con el servicio y haciendo puntos con el saque. Está evolucionando rápido en todos los aspectos, a nivel técnico, de apoyos, de impactos, de jugadas, todo. Ganar estos tres partidos son una noticia fantástica para él”.

Pero incluso en los mejores proyectos existen días grises. Con Alcaraz lo vivimos hace tres meses, cuando cayó derrotado en la Qualy de Roland Garros dejando escapar un encuentro que tenía ganado. En aquel momento, una mala noticia; hoy en día, un cimiento necesario. “De ese partido hablamos antes de empezar la previa, ambos coincidimos en que aquello fue una experiencia más, una experiencia que tenía que vivir. Son dolorosas, en aquel momento fue muy duro perder el partido con match point a favor, pero creo que le ha ayudado mucho. Aquí también perdió el primer set en el primer partido y luego reaccionó, seguramente recordar lo que pasó en Roland Garros le sirvió para ver que no podía jugar a no perder, siempre hay que jugar a ganar. Eso te hace crecer y te lleva a enfocar las cosas de diferente manera. Ahora, en terceros sets o en los momentos complicados, ya no puede especular”, señala un Ferrero que cumplirá este verano tres años guiando al jugador.

Esa experiencia del alicantino es quizá lo más valioso que pueda absorber Alcaraz de su entrenador, y es que Juan Carlos también pasó por esa primera vez en un torneo de Grand Slam. Fue en el US Open de 1999, donde el sorteo del cuadro le cruzó con Greg Rusedski (#8) en primera ronda. “Lo recuerdo con una sonrisa. Me tocó jugar en la Arthur Ashe, la pista central más grande del circuito, contra un top10, pero entré con muchísimas ganas, mucho hambre y a intentar comerme a mi rival. En esos momentos lo único que piensas es en jugar el partido, en las ganas que tienes de debutar en un Grand Slam, en mi caso pude ganar el primer set pero luego perdí. Esos partidos hay que afrontarlos con esa pequeña inconsciencia de ir a por todas. Este año Carlos tendrá que afrontar muchos momentos así, varias primeras veces en torneos importantes, ojalá que alguna sea su primera final en algún ATP 250 o ATP 500, o directamente jugar contra grandes jugadores en los Grand Slams. Tendrá que tirar de esa ausencia de miedo que tienen los jóvenes para sacarlo adelante”, destaca Ferrero con la voz de la experiencia.

Mientras el mundo entero sigue hablando maravillas de Carlos Alcaraz, el entorno del jugador intenta mantener la llama controlada, sin dejar que el fuego se expanda más allá de la realidad. “Intentamos crear nuestra propia burbuja, aunque sabemos que Carlos ya está en boca de muchos. Todo nuestro grupo intenta que él esté tan tranquilo, alejado de cualquier tipo de comparación. Sabemos que es algo bueno que le comparan con los mejores, pero por otra parte no es tan bueno, eso le mete una presión añadida innecesaria. Lo bueno es que él lo lleva bien, va haciendo su camino, trabajando y consiguiendo cosas. Las comparaciones son inevitables, lo sabemos, pero cuantas menos haya será mejor. La comparación con Rafa es demasiado bestia, todos sabemos que igualar lo que ha hecho Rafa es imposible, así que buscamos que él esté tranquilo y que siga centrado en el tenis, sin importar si llega a ser top10, Nº1 o Nº18. Lo importante es que trabaje bien; los números y los resultados ya vendrán en el futuro”, concluye Juan Carlos a la espera de conocer ese primer rival en Melbourne.

Tenis
Juan Carlos Ferrero: "Carlos Alcaraz va a estar muy arriba, está trabajando muy bien"
16/09/2020 A LAS 13:41
Tenis
Ferrero ATP Challenger de Villena: Carlos Alcaraz, primer nacido en 2003 en ganar en un Challenger
03/04/2019 A LAS 08:51