Getty Images

Nadal cae en la final del Tie Break Tens pero deja buenas sensaciones para el Open de Australia

Nadal cae en la final del Tie Break Tens pero deja buenas sensaciones para el Open de Australia

El 10/01/2018 a las 12:06Actualizado El 11/01/2018 a las 14:02

Rafa Nadal no pudo con Tomas Berdych en la final del Tie Break Tens de Melbourne, torneo de exhibición previo al comienzo del Open de Australia, sin embargo, dejó buenas sensaciones durante los tres desempates disputados ante Lucas Pouille (10-1), Lleyton Hewitt (11-13), que a su vez ganó a Novak Djokovic, y finalmente ante el gran sacador checo (5-10), que le privó de la victoria.

La puesta en escena de Rafa Nadal en el Tie Break Tens fue inmejorable. Restos profundos, derechas ganadoras, golpes en carrera y hasta servicios rozando los 200 km/h. Todo ello para desbordar a un Lucas Pouille que se quedaba a expensas de lo que el número uno propusiera sobre la pista. Solamente con un ‘ace’ pudo arrebatarle un punto al manacorí que se metió por la puerta grande en semifinales (1-10) donde le esperaba un sorprendente Lleyton Hewitt.

El australiano había batido contra todo pronóstico a un renacido Novak Djokovic, que horas antes superaba a Dominic Thiem con claridad en el Kooyong Classic, en otra de las exhibiciones previas al Open de Australia. El dominio del recientemente retirado del circuito y capitán de su país en la Copa Davis se cimentó en un buen servicio, difícil de leer para el serbio, que se mantuvo a remolque durante todo el desempate (10-6).

Tuvo que abonarse a la épica Nadal para poder derrotar al australiano, que crecido ante su público llegó a contar con bola de partido para superar el número uno mundial. No fue así, y un combatido Rafa aprovechó su tercera oportunidad para meterse en la gran final del Tie Break Tens (11-13), con un juego consistente y que dejaba un buen poso haciendo olvidar sus problemas de rodilla.

La final fue una exhibición de servicios de Tomas Berdych, que había superado a Nick Kyrgios y Milos Raonic en sus dos anteriores enfrentamientos, y que no dejó al manacorí mucho margen para la fantasía. Sufrió al resto en una de las especialidades del checo, los desempates, sin embago, las molestias en la rodilla parecen olvidadas para un Nadal que a pesar de la derrota final, dio un gran paso de cara a llegar en plenas condiciones al inicio del Open de Australia.

0
0