La solidez con el servicio volvió a ser clave para Nadal, a la hora de poder hacer daño a un rival que estaba poniendo las cosas muy difíciles. Cuando bajó el porcentaje, sobre todo de puntos ganados con el segundo servicio, fue cuando Schwartzman vivió sus mejores momentos en el partido. Cuando que cortó la sangría, pudo construir una versión más fuerte desde línea de fondo y acortar los puntos, volviendo a hacer gala de una gran agresividad que le llevó a sumar 35 ‘winners’.

HORARIOS Y ORDEN DE JUEGO - ROLAND-GARROS 2021

En el duelo se vio desde el primer momento que el ritmo en los peloteos iba a imperar sobre un juego más entrecortado, que el que había tenido que hacer frente Nadal durante su paso por la presente edición de Roland-Garros. Diego Schwartzman es un gran terrícola y encontró la manera de que el español no le hiciera daño con su golpe cruzado de derecha. El argentino respondía con su revés a dos manos y controlaba las bolas altas desde su 1,70 de estatura, lo que provocó que Rafa tuviera que bajar al barro para que no se complicara en exceso su compromiso de cuartos de final.
Tenis
Djokovic toma el relevo de Nadal en Mallorca
HACE 9 HORAS

¡Imposible! La inverosímil derecha de Nadal para superar a Schwartzman

Solo el hecho de que Schwartzman le consiguiera arrebatar un parcial a Nadal, rompiendo una racha de 36 consecutivos en París (desde la final del año 2019 que ganó ante Dominic Thiem), ya deja claro el nivel que demostró el ‘peque’ en algunas fases del partido, sin embargo, no fue capaz de recuperarse del mazazo de perder el tercer set, cuando lo había peleado hasta el último momento, lo que dejó en bandeja el pase a las semifinales.
Tras el segundo set, con el que el argentino igualaba el marcador, Nadal se centró en su servicio y esperó su oportunidad al resto. Se volvió algo más conservador en los peloteos, poniendo más bolas dentro y haciendo dudar a Schwartzman, que finalmente falló. El balear firmó un espectacular 88% de primeros saques y un 100% de segundos ganados para que no hubiera resquicio por el que su rival pudiera hacerle el break en la tercera manga. Todo ello lo aderezó con cuatro saques directos fundamentales para acabar de cerrar el set y asestar un golpe moral al que no pudo responder Diego.

¡Oh, là, là! Derecha casi desde el reloj de Nadal para enloquecer a la Chatrier

Nadal dominó claramente los peloteos de menos de cuarto golpes (61 puntos por 34 del argentino), a los que llegó cuando mejoró sus prestaciones con el saque. También fue mejor en los ‘rallies’ entre cinco y ochos golpes (29-20), solamente viéndose superado en este apartado estadístico cuando se iban por encima de los nueve.
En definitiva, Nadal volvió a adaptarse a las circunstancias de lo que pedía el partido para acabar llevándoselo a un terreno donde sentirse más cómodo. Ante el control y el dominio de Schwartzman en el peloteo, Rafa fue más agresivo que de costumbre, pero sobre todo se hizo fuerte con el servicio que por momentos le había traído por la calle de la amargura durante la temporada de tierra batida. Subió sus porcentajes y minimizó el número de dobles faltas, que no fueron determinantes para que el balear sumara una nueva presencia entre los cuatro mejores en el Grand Slam francés. Al verse en dificultades, el trece veces campeón activó la hora Nadal.
Tenis
Nadal a sus alumnos: "He aprendido a intentar levantarme siempre"
AYER A LAS 21:02
Wimbledon
Carlos Alcaraz y Andy Murray, invitados a Wimbledon
AYER A LAS 10:40