Getty Images

Serena Williams, su otra gran bronca en el US Open nueve años antes de la trifulca de la final

Serena Williams, su otra gran bronca en el US Open nueve años antes de la trifulca de la final

El 09/09/2018 a las 22:18Actualizado El 09/09/2018 a las 22:25

La bronca de Serena Williams con Carlos Ramos en la final del US Open 2018 ante Naomi Osaka no era la primera que mantenía la campeonísima. Su fuerte carácter, como ha reconocido varias veces, la hizo protagonizar otro durísimo enfrentamiento con amenazas a una juez de línea y por las que acabó por ser descalificada en las semifinales de 2009 del torneo neoyorkino ante Kim Clijsters.

Video - VÍDEO US Open 2018: Serena Williams llora en la pista después de llamar “ladrón” al juez de silla

00:58

Sus reproches al árbitro del encuentro, Carlos Ramos, llamándole “ladrón” y “mentiroso” tras sancionar a Serena con un warning tras detectar ‘coaching’ de Patrick Mouratoglou durante un lance del partido. Sus durísimas palabras contra el portugués por las que fue sancionada con un tercer warning (el primero había sido por estrella la raqueta contra la pista) hizo que perdiera un juego, se descentrara y terminara por tirar el partido ante una Naomi Osaka muy superior durante el encuentro.

La amenaza a una juez de línea en el US Open 2009

Pero si sonado fue dicho incidente lo cierto es que en 2009, también en el US Open, protagonizó otro duro enfrentamiento con una juez de línea en su partido de semifinales ante Kim Clijsters.

En el segundo set con 6-4 y 6-5 (15-30) en el marcador para Clijsters en un duelo entre dos grandes campeonas, la juez de silla cantó falta de pie a Serena Williams en su segundo saque por lo que perdió el punto y se quedó bola de partido para la belga.

Serena Williams en 2009

Serena Williams en 2009Eurosport

Las disculpas de Serena

Horas después Serena Williams ya más calmada pidió disculpas asegurando que “creo que uno debe aprender de sus errores” y afirmar que “pido disculpas sinceras a la juez de línea a Kim Clijsters, a la USTA y a los fans por mi inapropiada reacción”. Además, afirmó que “daría un gran abrazo a la juez de línea” a la que lanzó dichos improperios.

Esa reacción posterior de Serena la hizo grande y quizá en unos días se disculpe por su incidente ante Osaka (si bien es cierto que le honra pedir que no abuchearan a la japonesa en la ceremonia de entrega de trofeos), aunque en la rueda de prensa posterior a la final explicó el incidente defendiéndose diciendo que “no es una tramposa”.

Video - US Open 2018, Serena: "Me dijo que estaba haciendo trampas y yo, que ya conoces mi carácter"

00:31
0
0