Imago

La hierba hace reaccionar a Federer y Murray

La hierba hace reaccionar a Federer y Murray
Por Eurosport

El 17/06/2013 a las 22:01Actualizado El 17/06/2013 a las 22:10

La llegada de la hierba a la temporada tenística ha supuesto la reacción de Roger Federer y Andy Murray, campeones de los torneos de Halle y Queen's, respectivamente. Tanto el suizo como el británico han demostrado llegar en buena forma a Wimbledon, escenario en el que disputaron la última final.

Sin embargo, la primera mitad de 2013 no estaba saliendo según lo esperado para ninguno de los dos. Al término de Roland Garros, Murray ocupaba la cuarta posición en el ránking anual, mientras que para encontrar a Federer había que bajar hasta la séptima plaza. Con su título en Halle se ha aupado hasta la quinta, pero ambos todavían están lejos de los tres primeros puestos, propiedad de Rafa Nadal, Novak Djokovic y David Ferrer, en ese orden.

Roger endereza el rumbo

Federer necesitó seis torneos para llegar a su primera final del curso, una cifra nada habitual para el tenista helvético. Su temporada arrancó en Australia, donde cedió en semifinales frente a Andy Murray en un partido que no se decidió hasta la quinta manga. Dicha derrota podía entrar dentro de los planes, pero supuso el comienzo de una racha de torneos en los que Roger no alcanzó el nivel esperado.

Con siete torneos disputados y un bagaje de 22-7 apareció la hierba del torneo alemán de Halle, donde Federer había triunfado en cinco ocasiones. Sin embargo, su última conquista quedaba lejos (2008), siendo mucho más frescas en la memoria las derrotas en las finales de 2010, a manos de Lleyton Hewitt, y de 2012, frente al local Tommy Haas.

Getty Images

AFP

Uno estuvo y luego se fue y el otro ni siquiera llegó a estar, pero finalmente ambos han vuelto. Tras ceder el protagonismo de la temporada a Nadal, Djokovic y Ferrer, tanto Roger Federer como Andy Murray llegan a Wimbledon dispuestos a enderezar el rumbo del año. Ambos han sabido sufrir para ganar sus respectivos títulos, con remontadas incluidas en semifinal y final.

Aunque hace apenas un mes parecía una locura, a una semana del comienzo de Wimbledon no resulta nada extraño pensar en una posible reedición de la final de 2012.